Sucede en el cine y también en el mundo del vino.

Publicado en Mercados del Vino y la Distribución en su número 68 de 15 de septiembre a 15 de octubre de 2011

“La vida en un día” de Ridley Scott. O lo que ocurre en el cine pasa también en el mundo del vino.

Oigo en la calle, en todo momento el debate sobre si vamos hacia un mundo mejor .  Yo no tengo inconveniente de participar en el debate, pero me decanto rápidamente por que el mundo es definitivamente mejor. Con este nuevo mundo perdemos cosas pero también ganamos otras. Y además lo único que hay en la vida de cada uno de nosotros es manejar los presentes, entendiendo hacia dónde vamos. ¿Mirar para atrás? Para aprender o para disfrutar de nuestros recuerdos (en el presente).

La irrupción de las nuevas tecnologías y la globalización ha puesto nerviosa a mucha gente que se siente inquieta con el cambio. El cambio es inevitable. Es bueno que lo aceptemos para adaptarnos a él y a las nuevas variables.

En muchos sectores se han echado pestes sobre las consecuencias del auge de las redes sociales y no han parado de aparecer defensores del antiguo orden. Eso ha pasado en la música en el sector editorial, en el mundo del vino y también en el del cine. Habrá que regular para que este mundo sea mejor.

 Pero mientras, lo mejor que puede hacer uno es tratar de sumergirse en estas nuevas tecnologías para ver lo que puede obtener  de bueno de las mismas.

Ha llegado a mis manos el último proyecto de Ridley Scott en el cine. Me ha encantado. Se trata de la presentación de su último proyecto. Es la interpretación de este genio de lo que significa el 2.0 para él. http://www.youtube.com/user/lifeinaday

Soy un apasionado del cine. Me encanta el cine porque considero que es una herramienta maravillosa para transmitir ideas y pensamientos.

Y en mí ha sucedido todo lo contrario de lo que vaticinaban los agoreros y es que voy al cine más que nunca, porque estoy viendo películas maravillosas. Y sé de estas películas a través de Internet de la opinión de muchos otros particulares. No dejo de mirar las opiniones de los críticos de cine reconocidos de aquí y de allá, pero me importan también la opinión de otros críticos y la valoración global de las mismas. Y consigo ver un cine tremendamente original, nada comercial, con una personalidad enorme, que hacen que salga del cine con la boca abierta la mitad de las veces.

Y está habiendo más cine independiente porque mucha gente hace lo que yo. No se quedan   simplemente con la opinión de 4 expertos y los directores se pueden permitir el lujo de arriesgar muchísimo más. Y cada vez hay más y más películas originales y auténticas.

Todo esto que he contado se puede aplicar palabra por palabra al mundo del vino.

Pero entremos en el proyecto de Ridley Scott. Supongo que la reacción de este hombre ha sido inicialmente de no entender nada de lo que pasaba con los Social Media, pero ha decidido apostar por el medio, y lo que ha comunicado a través de las redes es que quería hacer una película con la aportación de personas de todo el mundo. Y con los videos ha montado una película. Este enlace que publico es el tráiler de la película resultante. Si visitáis el mismo se puede comprobar que desaparece otro de los tabúes que el sector del vino ha acusado a Internet que es de su incapacidad de transmitir emociones, característica fundamental en la comunicación en el mundo del vino. Cada vez que veo el tráiler se me ponen los pelos como escarpias.

¿Tendrá éxito este proyecto de Scott? Pues de entrada nos tiene cómo locos a todos los que hemos visto el tráiler por saber cuándo la sacan. ¿Tendrá problemas con el canal de distribución del cine? Pero si la película ya está vendida!!!

Señores bodegueros sean valientes y muestren sus películas (sus vinos) porque el mercado del vino (globalizado, tecnologizado, interrelacionado) está deseando tener experiencias como ésta.          

Viene otro cine. Viene otra manera de expresarse con el vino.

¿Vende más una bodega si utiliza Social Media?

gota de agua

Depende. Es un problema de visibilidad, de captar la atención y de que tu discurso sea convincente.

El discurso de una bodega es como una gota en el Amazonas si no hay nada diferencial en él respecto de otras bodegas.

Pero uno puede quedarse prendado de ese mensaje si:

1) Esa gota es especial, tiene algo que la diferencia del resto de las gotas, y el que nos mira está buscando y valora esa diferencia. Eso puede ocurrir por diversos motivos:  a) Nos hemos posicionado muy bien en un nicho que valora el observador. (buscadores)  b) Estamos bien valorados y somos recomendados por alguien que es respetado como prescriptor. En la red hay prescriptores de 1er nivel, de 2º nivel, de 3er nivel…, y hasta nuestro vecino de la casa de enfrente puede ser prescriptor. La red no solo prescribe sino que filtra los mensajes que nos llegan.

2) Si uno tiene una relación previa con la bodega, uno va buscando ese factor diferencial. Nos conocen previamente desde el mundo presencial.

Únicamente llegará nuestro mensaje si hemos conseguido previamente captar la atención del observador. Y eso, con el flujo de información y de mensajes que recibimos diariamente no es fácil de conseguir.

Respondo de otra manera.

Una bodega vende más si, previamente ha cumplido con su labor y su actividad en el mundo presencial. La actividad presencial es como el valor del soldado. Es condición necesaria pero no suficiente.

Habiendo hecho lo anterior, una bodega puede vender mucho más, si hace un producto que destaca por su calidad, o por su relación calidad/precio, si tiene factores diferenciales que le hacen ser preferido por alguno de sus atributos por delante de muchas otras bodegas, si consigue que los prescriptores, los tradicionales y los nuevos en su versión digital prescriban su producto. Si hace una buena labor de comunicación a través de Social Media.

Todo esto ya existía antes de Internet, pero Internet premia muchísimo más esa calidad, ese ser diferente, esa prescripción. Y es mucho más importante ese filtro que cada uno nos hemos creado por el que admitimos información a través de determinadas personas. Hablábamos antes de la fuerza del boca a boca. El boca a boca tradicional tenía muchísima fuerza. El boca a boca digital es infinitamente más potente por su viralidad y por su capacidad de no corromperse el mensaje con su retransmisión. (Efecto copia pega, efecto teléfono estropeado).

Una bodega puede vender mucho más si utiliza el Social Media, no exclusivamente como una herramienta de Marketing y de generación de imagen, sino además como una herramienta de ventas.

Fuente de imagen: 3.bp.blogspot.com

Este post en inglés: Can a winery sell more by using Social Media?

 

Mi varita mágica

Mi varita mágica

Una bodega se pone en contacto conmigo.

Ha leido mi blog y le  parece interesante lo que cuento. Y así me lo hace saber pero me dice que su prioridad es encontrar de entrada puntos de venta para vender. Que lo  que quiere es que le proponga es una acción promocional llamativa y orginal que provoque rotación en el punto de venta, y que, por este motivo el detallista (tienda especializada, horeca), se muestre interesado en comprar. Que cunado haya colocado producto y cuando sus clientes hayan vendido se planteará hacer Social Media.

Me pregunta en realidad si tengo una varita mágica por la que puedo convencer a algún cliente para que les compre, y que el argumento va a ser tan fuerte que van a venir nuevos clientes, y los antiguos van a querer demandar nuestro producto.

Yo tengo una varita mágica. Claro que la tengo, pero es “mi” varita mágica. Es “mi” manera de hacer las cosas. Yo no puedo hacer milagros con la varita mágica de los demás. ¿Y si además consiguen distribución y ventas sin Social Media para quñe lo vana  hacer después?

Estoy sorprendido porque compruebo que no han entendido nada. Porque no han visto mi varita mágica o no lo han querido ver.

Lo que le estoy proponiendo es utilizar el único medio de comunicación que esté creciendo de forma increible, y que lo está haciendo en un mundo que paradójicamente está sufriendo una enorme bajón en resultados y ventas.

Le estoy proponiendo comunicar en un medio en el que la gran mayoría de las Bodegas ni entran ni se plantean entrar. Participar en un mercado deseoso de oir cosas que muy pocas bodegas quieren o están en condiciones de contar.

Le estoy dando la oportunidad de convertirse por lo menos en “el tuerto en el país de los ciegos”.

A mí me parece que mi “varita mágica” es increíble porque, precisamente ayuda a conseguir clientes y clientes para tus clientes. Pero la herramienta hay que usarla antes, y no después de conseguir los clientes.

Pero el ciego soy yo, porque aún no me he dado cuenta de que mi interlocutor es otro ciego/sordo del sector del vino.

Funete de imagen: xuanxose.net

Razones para que una bodega preste atención a internet

Hay una revolución en la gran empresa con la irrupción de las nuevas tecnologías. La gran empresa ha comprobado que obtiene mucho mejores resultados a más bajo coste y lo que está haciendo es trasladar sus presupuestos de forma creciente en la utilización de esas nuevas tecnologías. Y están obteniendo esos mejores resultados a pesar de que no solo ellas invierten en el nuevo medio. También lo hacen sus competidores. Y aún así siguen apostando por el nuevo medio de forma más intensa.

Si eso ocurre en la gran empresa la revolución es aún mayor en la pequeña y mediana empresa por dos motivos: 1) Le resulta tan extraño a la pequeña empresa entrar a jugar en este nuevo juego que muchas de ellas, o no se enteran, o les pilla demasiado lejos y no se deciden a apostar por el nuevo medio. 2) Hay unas pocas que sí se deciden a hacerlo y consiguen los magníficos resultados que obtiene la gran empresa, pero además en un sector en el que sus competidores  por motivo del punto 1 no se deciden a entrar. Les dan la oportunidad de ser el tuerto en el país de los ciegos.   

Permite a las Bodegas además: 1) Transmitir el mismo discurso que realizan habitualmente de forma presencial. 2) Dirigirse a sus consumidores finales aunque se encuentren a 20.000 kms de distancia. 3) Diferenciar su discurso en un mercado en el que existen miles de bodegas. 4)Realzar los productos de calidad.

En realidad Social Media es básicamente como disponer de una pizarrita y escribir y dejar escribir a tus visitantes en ella.  Mi labor consiste en facilitar la pizarrita, y en sacarle el máximo provecho a la pizarrita. Lo que va a ocurrir en el sector del vino es que va a posibilitar destacar y tener mejores resultados a aquellas bodegas que, haciendo un vino de calidad, sepan utilizar correctamente esta nueva manera de comunicar. Está muy bien lo que dicen Parker y Peñín y los premios que uno pueda obtener pero la pizarrita permite contar muchas otras cosas, y permite además reflejar esos premios y esas valoraciones de Parker, Peñín, y muchos otros. Y te permite, en definitiva, tener una mayor visibilidad, y vender más.

Fuente de imágenes: huelvaya.es caringcaring-erizainabat.blogspot.com

Social Media en bodegas

Recientemente me pidió una bodega de tamaño medio que le explicara cómo podíamos colaborar con ellos, y que le presupuestara la acción.

Al cabo de un tiempo me informaron de que se habían decantado por otra oferta. ¿El motivo? Conocían a una persona que supuestamente había hecho una propuesta muy similar a la mía y la relación entre la bodega y este competidor databa de muchos años.

Un factor básico a la hora de decantarse por la propuesta de alguien es la confianza que uno tiene en las personas. Esto es una condición necesaria pero no suficiente.

Pero cuando uno se pone a profundizar en el servicio que van a  dar a esta bodega resulta que esta tercera persona va a elaborar los contenidos sin que participe la bodega en los mismos. Que se lo van a dar a la bodega todo hecho.

Nosotros podemos dar y damos este tipo de servicio también. Pero no lo recomendamos. Si simplemente se deja la labor de social media exclusivamente en un tercero, los resultados son pocos o ninguno.

Supongo que para alguien que no entiende la herramienta, el proceso mental es el siguiente:

1) Yo no entiendo nada de esto.
2) Mucha gente me dice que hay que estar en esto de del Social Media.
3) Conozco a una persona de mi confianza que me puede dar este servicio.
4) Esta persona me dice que se ocupa de todo y que yo no tengo que entrar en nada.
5) La cifra que me pide no es desorbitada.
6) Únicamente me pide que el trabajo sea para X meses mínimo.
7) Contratemos a esta persona.

Es coherente esta manera de pensar. Porque, qué sabemos de lo que podemos sacar de una herramienta como esta? 

Ahora imaginemos que nos encontramos a principios de siglo y que aún no usamos el teléfono en nuestras transacciones comerciales. Y una persona de nuestra confianza nos hace un planteamiento exactamente como el anterior. ¿Aceptaríamos que esa persona ajena se ocupara de forma exclusiva de una herramienta tan fantástica de comunicación como es el teléfono sin participar nosotros en la misma? ¿Qué sería de nuestro negocio hoy si hubiéramos tomado esta decisión? 

Internet y social media son como el teléfono, únicamente que la capacidad de comunicación es infinitamente más potente. Y gran parte de su potencia consiste en utilizar el medio para transmitir a través de ese medio lo que las bodegas suelen hacer tan bien de forma presencial. Pero es importante que suene la voz de la bodega.

Y es que parece que Social Media e Internet no sirven para vender. ¿Vendes con el teléfono? ¿Vendes directamente tú con el teléfono? Pues con Social Media e Internet igual.

Quítate la venda. Apuesta por el medio.

¿Es tan complejo Social Media? Pues a lo mejor no lo es tanto. Una imagen vale más que mil palabras. Este video lo explica de forma muy, muy sencillita.

¿Tienes algo que contar en la pizarrita? Yo creo que sí. Y mucho. Una buena parte de tus contactos, de tus compradores, de tus prescriptores, de tus consumidores finales están deseando ver lo que pones, para responderte y decirte lo que piensan de tus productos, de lo que “tú” cuentas. 

Fuente de foto: puntotic.com, jzlazul.blogspot.com