Ladybird y Bodegas Mento visitan Señorita Malauva

 

Dicen los señores de Señorita Malauva

Estimad@s amig@s,

Señorita Malauva Madrid ha vuelto a encontrar otro proyecto hermano LADYBIRD!!! y la cata presentación será el Viernes 27 de Septiembre…

Contaremos con la presencia de Marisol Sainz, de la bodega… Vendra a contarnos muchas cosas y a convenceros que disfruteis el vino con pasion!!!

La cata constará de los vinos siguientes:

- Luisita Rosado …

- Mento 2009 …

- Mento 2007 …

Los vinos son de Bodegas Mento, de Tudela de Duero (Valladolid), proyecto con viñedo propio, un hogar para el vino!!!

Y lo acompañaremos con:

- Pastel de cabracho

- Dátiles rellenos de Queso

- Brocheta de Bockwurst con Panceta
En esta ocasión la cata tendrá un coste de 12€, y como promoción, en cualquier compra, superior a 30€, que os llevéis en productos de la tienda, se descontara el importe de la entrada, no incluyendo el consumo dentro de nuestro espacio. Todo aquel que reserve diciendo la palabra clave “Winebus tendrá un descuento de 2€ en su entrada!!!

Tendrá lugar a las 21:00h el próximo Viernes 27 de Septiembre y ya podéis hacer vuestra reserva a través de este correo igsegma@gmail.com o del teléfono 630 099 630. Os esperamos!!!

De vendimia con Bodegas Mento. Una degustación con los 5 sentidos.

De vendimia en Bodegas Mento

De vendimia con Bodegas Mento

He estado días atrás de vendimia en los viñedos de Bodegas Mento. Ha sido una experiencia inolvidable.

Ya había degustado en distintas ocasiones su vino, y tenía una imagen muy concreta de sus productos.

Según llegué a su bodega, Luisa Sánchez, la dueña, me mostró lo que ya habían depositado en sus contenedores. Tuve oportunidad de ver, oler y degustar el mosto. Lo que más me llama la atención de su vino es su intensidad. Para la vista, en nariz, en boca. Todo en él es intenso. 

Posteriormente pasamos a sus viñas. Me pasé un par de horas o tres siendo uno más recogiendo la uva. Hacía un día fantástico de sol. Pude oir los distintos ruidos que hay en el campo durante la vendimia. Son muchos y variados.

En algún descanso pude probar esa uva recién arrancada. Recordé en ese momento muchas de las sensaciones que había tenido al paladear ese vino ya en botella. Y ahí estaba la uva de donde venía. Inconfundible.

Volvimos a bodega. Pude presenciar el proceso de recepción, selección, análisis, de introducción del mosto en los contenedores.

Se respiraba el ambiente y la tensión de las grandes ocasiones para la bodega. Por ello, procuraba ayudar y sobre todo, no molestar.

Tuve la oportunidad de conocer a la enólogo de la Bodega. Ella se mostró muy amable conmigo explicándome los distintos análisis y comprobaciones que iba efectuando para asegurarse que todo estaba bajo control. Volvió a invitarme a oler y probar el mosto y me dijo con una voz de alguien a quien le encanta su trabajo… “¿Verdad que el mosto está perfecto?

Todo lo que yo viví ayer viernes me recordó a algo que no tiene nada que ver con la vendimia. Me recuerda a lo que es para mí la Semana Santa sevillana. Ya he acudido en repetidas ocasiones a este evento, y lo que más me llama la atención del mismo no es la Virgen, ni la procesión en sí. Lo más atractivo para mí es el interés, la atención, la devoción, la pasión de los sevillanos por cada uno de los pasos que visitan. En esos pasos, yo más que mirar a la Virgen a quien miro es a los que vienen a verla con esos ojos tan brillantes, tan llenos de vida.

Eso mismo es lo que yo vi el viernes, haciendo la vendimia. Una atención, una concentración, un interés, una tensión, una pasión… De ahí no podía salir más que un buen vino. 

Cuando llegué a casa a altas horas de la noche no pude resistirme a abrir una botella de Bodegas Mento. Y sentí como que abría la lámpara de Aladino, porque recordé al oler esa botella y degustar su vino, los ruidos y olores del campo, el sabor de la uva recién arrancada, el esfuerzo, la meticulosidad, el cariño, la atención y el mimo que todos, desde los propietarios y la enólogo, hasta el último operario transmitían mientras trabajaban.

Muchas gracias a Luisa y Franco por permitirme tener una experiencia tan completa.

 

 

 

Bodegas Mento. Una pequeña bodega en Tudela de Duero dirigida por dos grandes personas.

Franco y Luisa de Bodegas Mento

Franco y Luisa de Bodegas Mento

Mi relación con Bodegas Mento es reciente. Viene de coincidir en un viaje tremendamente enriquecedor a la Feria del vino de Dusseldorf. Mi asiento se encontraba al lado del de Luisa Sánchez. Nos separaba únicamente el pasillo del avión.

La conversación fue casi un monólogo por parte de Luisa. Contaba y contaba cosas sobre su bodega. Sobre cómo le venía el tema del vino de familia, cómo hace unos pocos años habían decidido sacar la bodega adelante, y cómo, con pocos medios, se habían lanzado a intentar conseguir ampliar su mercado a base de hacer un mayor esfuerzo comercial y asistir de forma directa a alguna de las ferias internacionales de mayor renombre. La conversación solo quedaba interrumpida por el continuo paso de azafatas y pasajeros que permitían a Luisa y a mi cuello tomar un pequeño respiro (estar escuchando atentamente con el cuello torcido durante 2 horas y media es una experiencia un poco dura).

Le pregunté si esas cosas que me contaba aparecían en su página web. Me dijo que la mayor parte no. Le dije que debería de dar a conocer al mercado todos esos detalles que constituían a mi juicio los principales argumentos por los que Bodegas Mento podía y debía hacerse un mayor hueco en el mercado. 

Desde hace dos meses disponen de un blog: http://entudeladeduero.com/ en el que hablan de sus vinos, de lo que acontece en Tudela de Duero,  y de temas más generales sobre Tudela así como todas las acciones que desde Bodegas Mento se hacen para potenciar su marca, como por ejemplo la tienda, concursos de pintura, etc,

Surgió la posibilidad hace unos días de visitar Tudela de Duero con motivo de los eventos que la Asociación Cultural  los Aguilas de Tudela de Duero organizaba a primeros de agosto. Ya he hablado de lo encantado que quedé con la visita.

Después de la cata popular, y antes de cenar en la Peña, Franco y Luisa hicieron de guías nuestros por Tudela de Duero. Pude comprobar que si la charla en el avión con Luisa había sido fructífera, la conversación con Franco no iba a quedarse atrás. Franco es una persona que no solo sabe muchísimo sobre vinos, sino que conoce al dedillo la historia de Tudela de Duero. Y de su conversación solo podía salir que de Tudela, por su situación, clima, suelo y cultura, no podía salir más que un maravilloso vino.

Visitamos también la tienda de arte que Bodegas Mento tiene abierta en Tudela de Duero. La tienda muestra el buen gusto y las ganas de trabajar que tienen sus propietarios. Cuando se tiene sensibilidad para elaborar un vino de la calidad de Bodegas Mento se puede tener esa misma sensibilidad para otros campos, y esto es aplicable en el caso de Bodegas Mento en su relación con el arte. Franco y Luisa tienen una tienda preciosa que sirve para promover el arte en Tudela de Duero. Sus clientes suelen ser gente de la zona. Pero a poco que la den a conocer, su negocio crecerá y les permitirá recuperar de alguna manera el esfuerzo que han hecho por tener una tienda tan atractiva.

Espero que esponsorizar arte en Tudela de Duero ayude a reforzar la imagen de marca de Bodegas Mento.

Tienda de arte de Bodegas Mento en Tudela de Duero

Tienda de arte de Bodegas Mento en Tudela de Duero

De esa conversación y la que luego tuvimos visitando sus viñedos y bodega saqué la misma conclusión que había sacado previamente con Luisa. Franco y Luisa tienen una muy bonita historia que contar. Y mucha gente querría conocer esa historia.

De esto va el marketing en el mundo del vino. De presentar y comunicar al mercado los productos de forma adecuada. De contar qué es lo que hay detrás de la elaboración de un buen vino, de explicar qué es lo que lo hace diferente de otros. Un buen vino no se elabora de forma espontanea. Hay una enorme dedicación y “saber hacer” detrás. El mercado premia posteriormente a aquél que ofrece productos de calidad, un valor añadido y un servicio a la sociedad, de aquél que sabe satisfacer una demanda existente en el mercado. De aquél que sabe diferenciarse de sus competidores. A aquel que tiene algo distinto, o por lo menos personal, que contar.

Bodegas Mento, con su bodega y con su tienda de arte, haya crisis o no, les tiene que ir bien, simplemente porque tienen una gran sensibilidad, porque hacen las cosas bien, porque escuchan, porque saben, y porque tratan de aprender y de estar a la última.

Franco, Luisa. Os deseo suerte. Pero creo que no la necesitáis. Porque con lo bien que hacéis las cosas y el amor que le ponéis a lo que hacéis, no os puede ir más que bien.

Espero veros pronto.

Un saludo

Interior de Bodegas Mento

Interior de Bodegas Mento