Corres bien, pero fuera del camino. ¿La estrategia dicta la táctica o es al revés?

Corres bien pero fuera del camino

Escribí hace tiempo sobre Ries y Trout. Son dos autores que me fascinan. He leído mucho sobre ellos y a Jack Trout tuve la suerte de conocerle personalmente en una conferencia que daban en una convención de Philip Morris España a la que yo asistí hace ya unos cuantos años.

Escribieron varios libros con mucho éxito en los años 80 y principios de los 90. Me parecía tremendamente interesante lo que contaban. Pero según pasan los años y repaso lo que decían me doy cuenta de que sus teorías están con la aparición de Internet más vigentes que nunca. En este caso me quiero referir a su libro “Bottom Up Marketing” La Táctica dicta la Estrategia. El título lo dice todo. ¿Hasta qué punto podemos anticipar por donde queremos ir sin confrontarlo con la realidad?. ¿Hasta qué punto podemos prever lo que va a pasar cuando las cosas cambian de un día para otro?. En un mundo en el que existe una incertidumbre creciente. En el que todo es nuevo y todo está por probar. No existe otra solución que estar muy cerca del mercado y utilizar la prueba y el error (táctica) para revisar nuestro plan (estrategia)

Corres bien, pero fuera del camino”. . Se lo oí decir a Manuel Fraga cuando se dirigía a un adversario político. Me pareció una frase muy ingeniosa. Rebuscando comprobé que el autor de la misma es San Agustín. Bene curris, sed extra viam. Es muy importante reflexionar para saber dónde quiere ir uno y cómo hacerlo. ¿Pero cómo hacerlo en un mundo tan cambiante?

No podemos prever cuál va a ser el camino preciso, tan solo una idea de por dónde queremos ir. Y está muy bien el ponerlo sobre un papel que nos permita entender cuál es nuestro norte. Si lo conseguimos habremos dado un paso de gigante. Se trata de exponer esa estrategia lo más concretamente posible, y ponerse a andar. Y revisar esa idea cada x tiempo para contrastar si hay que retocarla. Con la aparición de Internet y los Social Media podemos difundirla y contrastarla con mucha mayor facilidad y más bajo coste, para encontrar compañeros de viaje (evangelizadores) que apoyen nuestra idea, o detractores que nos sugieran desviar nuestro rumbo, y en algún caso abandonar la idea. Hay un libro maravilloso de Seth Godin que nos dice que abandonar una idea no exitosa no es ningún fracaso. El fracaso está en seguir y seguir con una idea que no funciona. (Salir del abismo)

Hay también un proverbio árabe que dice: “Si un hombre te dice que pareces un camello, no le hagas caso; si te lo dicen dos, mírate en un espejo”.

Internet y los Social Media permiten que no sean 2 sino muchísimos más los que pueden ayudarte a aupar o tirar una idea abajo.

He oído últimamente en muchas ocasiones que las ideas no valen mucho. Que lo que vale es la capacidad de implementación. Y cada día me lo creo más. Las únicas ideas que valen son las que se ponen en marcha y éstas sufrirán tanto cambios que probablemente no tendrán nada que ver con la idea original de la que partieron.

¿Tienes una idea? Impleméntala, cuéntala, mejórala y lánzate a la piscina u olvídala.

Posts relacionados:

Decidir en tiempos de incertidumbre
Howard Hughes era un gurú de las nuevas tecnologías.
¿Motivación para emprender? El topalantismo.
Ficod 2009 y Bernardo Hernández. ¿Crisis? ¡Oportunidades!

Este post en inglés: You run well, but outside of the path. Does strategy dictates tactics or is it the other way around?