En Alcalá de Henares

A escasos kilómetros al norte de Madrid, Alcalá de Henares es sin duda una de las ciudades de gran trascendencia en la historia de España. El importante caudal histórico y cultural queda plasmado en su patrimonio monumental, del que forma parte el entramado de plazas, plazuelas y calles, así como los numerosos edificios que las delimitan que, de corte público o privado, han ido resistiendo con suerte dispar al paso del tiempo.

La existencia misma de Alcalá está íntimamente ligada a su universidad, fundada en 1499 por el cardenal Cisneros y que conserva actualmente interesantes y valiosísimos recuerdos del pasado. Paralelamente la ciudad es cuna de Miguel de Cervantes y ha sido declarada como Ciudad Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

La gastronomía se aferra a las tradiciones castellanas y manchegas, ‘Duelos y quebrantos’, huevos con patatas y chorizo; “cabrito a la aldea”, “albaladejo de trucha”, “migas dulces o saladas” u “olla podrida”, son algunos de los ejemplos más típicos de la cocina alcaladina. La mayoría de ellas recuperadas de la obra literaria del genial escritor más conocido como el manco de Lepanto.   En resumen, un fugaz pero completo viaje al pasado con la mejor compañía.

El Winebus en Bodega Qubel y Alcalá de Henares el sábado 23 de febrero

Un alto en el camino. Bodegas Qubél

A poco más de media hora de la Capital, concretamente cerca de la localidad de Campo Real, nos topamos con Bodegas Qubel, una de las bogas más reservadas, acogedoras e intimas de todo el medio centro español.

El lagar se nutre de uno de los viñedos más peculiares de toda la comarca, suelos de baja fertilidad, débiles precipitaciones y una elevada insolación permiten elaborar unos vinos de elevada complejidad en nariz, una muy alta expresión aromática y altamente glicéricos en boca.

Las variedades utilizadas para sus vinos son el Tempranillo y el Cabernet Sauvignon, ambas producidas mediante agricultura ecológica y como resultado de una elaboración totalmente ancestral y artesanal. Para este sistema de producción los plaguicidas, fungicidas o cualquier elemento químicamente nocivo resta totalmente prohibido. De ahí que la labor de trabajo en campo revierta en el más complejo de los acertijos agronómicos.

En cuanto a la vinificación, la bodega apuesta por evitar al máximo operaciones innecesarias que puedan comprometer la calidad del vino. Por ello abogan por decantaciones naturales, clarificaciones estáticas o trasiegos por gravedad entre otras.

En cuanto a sus vinos predominan los reservas, alternando maderas americanas con maderas francesas, sacando el máximo partido a unas uvas tan potentes y aromáticas como el tempranillo y el Cabernet Sauvignon citadas anteriormente.

En definitiva, nos encontraremos con una bodega de carácter familiar, en donde el tiempo parece haberse detenido y en donde sus vinos han sabido conservar los principios tradicionales frente a las últimas tendencias de consumo actual.

Este sábado: El Winebus en Bodega Qubel y Alcalá de Henares el sábado 23 de febrero 

Peñaranda de Duero. Con el Winebus.

Al sur de la provincia de Burgos y a menos de veinte kilómetros de Aranda de Duero se alza con autoridad uno de los mejores representantes de la arquitectónicos y sociales de toda la comarca.

De población escasa pero de inmensa riqueza cultural, Peñaranda de Duero ofrece múltiples atractivos tanto gastronómicos, lechazos, sopas castellanas, morcillas, tortas o yemas como constructivos, la Excolegiata de Santa Ana, El Palacio de los Condes de Miranda (Avellaneda), El Rollo de Peñaranda o el Castillo de Peñaranda de Duero, todos ellos construidos entre los siglos XV y XVI.

El castillo de Peñaranda es una fastuosa fortaleza dominada de forma clara por el caserío. Presenta una gran similitud con otros castillos de la comarca ribereña, como los de Peñafiel y Gormaz, y también repite el ventajoso emplazamiento entre un monte y un río, como se observa en Burgos, Frías o Castrojeriz. De entre las diferentes plantas del castillo, destaca sobretodo la torre principal, en donde se puede disfrutar de unas maravillosas vistas de todo el pueblo así como del sótano, lugar generalmente desconocido y poco visitado pero en donde los interesados pueden tener una visión de los diferentes usos que se le podían dar principalmente como mazmorra, cárcel o aljibe.

Sin duda una de las mejores combinaciones de música, vino,  gastronomía y turismo para disfrutar de uno de los últimos sábados del invierno.

El Winebus en Bodegas Neo y Peñaranda de Duero el sábado 16 de febrero

Más que vino. Bodegas Finca la Estacada. ( Winebus )

A caballo entre Madrid y Cuenca nos topamos con Bodegas Finca la Estacada, un espectacular complejo enoturístico que además de por supuesto viñedos y bodega cuenta con restaurante, hotel y un interesante spa vinoterapia en donde el vino adopta otro significado totalmente diferente pero no por ello menos atractivo.

En cuanto al viñedo, Finca La Estacada posee 278 hectáreas situadas todas en las cercanías de la bodega. Las variedades de las que dispone son TempranilloCabernet Sauvignon, Syrah, y Merlot. Además en los últimos años se ha ampliado la plantación con nuevas variedades como Cabernet Franc, Cariñena, Malbec y Petit Verdot.

Los suelos son de constitución arcillosa con sustrato calizo, pobres pero con suficientes recursos minerales para una correcta maduración, esta se desarrolla sin problemas gracias al número de horas de sol que caracteriza al viñedo de Castilla-La Mancha. Todo ello permite preservar unos niveles de acidez y matices frutales que podrían desaparecer con otras condiciones.

La elaboración sigue los patrones clásicos de la comarca manchega, con la peculiaridad de que la fermentación se lleva a cabo en depósitos de una baja relación altura anchura, lo que se traduce en una elevada extracción polifenólica al ser mayor la superficie de contacto entre el sombrero y el mosto.

En cuanto a sus vinos encontramos más de quince referencias diversas, fruto de las múltiples variedades utilizadas y procesos de elaboración. De entre ellos destaca el Secua Cabernet Syrah, vino estrella de la bodega procedente de cepas situadas a casi 900 metros de altura y pequeñas parcelas pero con alto rendimiento de plantación. El resultado es un vino de gran contenido tánico, aterciopelado y con marcadas notas de tabaco y cacao.

El Winebus en Bodegas Finca La Estacada y Chinchón el sábado 9 de febrero