Un alto en el camino. Bodegas Qubél

A poco más de media hora de la Capital, concretamente cerca de la localidad de Campo Real, nos topamos con Bodegas Qubel, una de las bogas más reservadas, acogedoras e intimas de todo el medio centro español.

El lagar se nutre de uno de los viñedos más peculiares de toda la comarca, suelos de baja fertilidad, débiles precipitaciones y una elevada insolación permiten elaborar unos vinos de elevada complejidad en nariz, una muy alta expresión aromática y altamente glicéricos en boca.

Las variedades utilizadas para sus vinos son el Tempranillo y el Cabernet Sauvignon, ambas producidas mediante agricultura ecológica y como resultado de una elaboración totalmente ancestral y artesanal. Para este sistema de producción los plaguicidas, fungicidas o cualquier elemento químicamente nocivo resta totalmente prohibido. De ahí que la labor de trabajo en campo revierta en el más complejo de los acertijos agronómicos.

En cuanto a la vinificación, la bodega apuesta por evitar al máximo operaciones innecesarias que puedan comprometer la calidad del vino. Por ello abogan por decantaciones naturales, clarificaciones estáticas o trasiegos por gravedad entre otras.

En cuanto a sus vinos predominan los reservas, alternando maderas americanas con maderas francesas, sacando el máximo partido a unas uvas tan potentes y aromáticas como el tempranillo y el Cabernet Sauvignon citadas anteriormente.

En definitiva, nos encontraremos con una bodega de carácter familiar, en donde el tiempo parece haberse detenido y en donde sus vinos han sabido conservar los principios tradicionales frente a las últimas tendencias de consumo actual.

Este sábado: El Winebus en Bodega Qubel y Alcalá de Henares el sábado 23 de febrero 

De la familia nace el buen vino. El Winebus en Bodega Qubel.

 

A poco más de media hora de la capital nos topamos con Bodegas Qubel, una de las bogas más  sencillas, acogedoras y entrañables de todo Madrid.

La bodega se aprovecha de uno de los viñedos más privilegiados de toda la comarca, suelos de nutrición muy ajustada, precipitaciones de bajas a moderadas y una elevada insolación permiten elaborar unos caldos de una muy alta concentración aromática y altamente glicéricos en boca.

Las variedades trabajadas son el Tempranillo y la Cabernet Sauvignon, ambas producidas mediante agricultura ecológica, resultado una elaboración totalmente ancestral y artesanal. Para este sistema de producción los insecticidas, fungicidas o cualquier elemento químicamente nocivo resta totalmente prohibido. De ahí que el trabajo de campo se transforme en un auténtico rompecabezas agronómico.

En cuanto a sus vinos predominan los reservas y gran reservas, alternando maderas americanas con maderas francesas, sacando el máximo partido a una uva tan potente como el tempranillo.

En definitiva, nos encontraremos con una bodega de carácter familiar, en donde el tiempo parece no haber pasado y en donde sus vinos han sabido respetar de una manera estoica las ultimas tendencias del consumo mundial.

Este sábado nos vamos a Bodega Qubel y Chinchón con el Winebus

El Winebus con el viticultor que se fue al polo a estudiar el cambio climático

El winebus está que se sale.

Este sábado 28 Julio visita a una pareja de bodegueros muy especiales de quienes ya hemos hablado aquí en más de una ocasión. Se trata de Carlos Gosálbez y de Estrella Orti de Bodegas Gosálbez Orti. Y vamos a verles después del viaje en avioneta de Carlos al polo (hay que echarle valor, irse en avioneta), Canadá y Alaska, para comprobar los efectos que provoca el cambio climático. La aventura está contada maravillosamente en el blog de 20Minutos http://blogs.20minutos.es/artik/ , pero creo que es infinitamente más emocionante si lo oímos de boca de uno de sus dos protagonistas.

Si te quieres apuntar entra aquí. El Winebus en Bodega Qubel y a cenar a Chinchón el sábado 28 de Julio Y dínoslo cuanto antes a ver si hay sitio aún.

 Hasta pronto

El sábado en Bodega Qubel. La historia del piloto que se hizo viticultor y que ahora vuelve a volar

(Este próximo sábado 24 estaremos de nuevo en Bodega Qubel)

Pasó con el Winebus el sábado pasado lo que me ha pasado en diversas ocasiones visitando bodegas.

Una de las cosas que más me atraen del mundo del vino son las hermosas historias que hay detrás. Historias  de emprendedores, de gente persiguiendo su sueño, de dificultades, de consecución de objetivos, o no. De personas que tienen la valentía de emprender proyectos, sin tener muy claro cómo van a acabar. De emprender con el corazón. ¿Pero es que existe otra manera de emprender que no sea escuchando a tu corazón?

Yo estudié en una escuela de negocios donde nos enseñaban a razonar y a estructurar el pensamiento de modo que el proceso de decisiones fuera el mejor posible. Según va pasando el tiempo entiendo que la razón está para ser coherente y sólido.  Y es el corazón el que pone el norte.

Pero puede que no sea así. Pero una de las cosas que salió en la visita es precisamente eso. Carlos y Estrella emprendieron desde el corazón. ¿Y cómo lo hicieron? Esa historia está contada en el post: Turismo enológico y vino ecológico en Madrid. Bodega Gosálbez Ortí

Pero en ese post anterior no se cuenta toda la historia, porque la historia se sigue haciendo.

Carlos era piloto de Iberia y decide a los 50 realizar un Máster en Viticultura. Y después decide probar a hacer vinos en bodegas de amigos, y luego montar una bodega. Afortunadamente tenía a Estrella al lado que le sirve de contrapeso, porque Carlos es todo ilusión, emoción y perfección, y Estrella es la que le sigue en sus deseos y la que le complementa en aquello que él no domina o no le gusta. Y la que hace que el resultado final sea un todo armonioso. Fue ella la que decidió sin saber mucho de vino hace 20 años encargarse de la dirección comercial. Y de ella salió esa maravillosa enoteca, esos productos tan bien presentados como lo son en este momento Qubel y Mayrit en sus distintas versiones y su presencia en la mayoría de países más desarrollados y alguno de los emergentes. Admirables los dos. Pero esto ya lo conté en ese otro post del que hablo.

De lo que  quiero hablar es de que esa historia no acabó. Porque, ahora, 20 años después de haber montado la bodega. Junto con su amigo Pablo aún en activo, Carlos ha decidido irse en avioneta para cruzar el círculo polar ártico y acabar en Alaska. Y da la casualidad de que Pablo es, además de piloto de Iberia en activo, compositor de música. Un muy buen compositor que ya tiene reconocimientos en muy diversas partes del mundo. Bueno, pues a estos hombres con espíritu de veinteañeros (¿los chavales de 20 años tienen esa ilusión y ganas?), deciden que, además, si es posible, Pablo dará un concierto de piano en todas las paradas que tengan que hacer en su periplo hacia el polo. O sea, que si paran en Edimburgo, pretenden ponerse encontacto con alguien en Edimburgo para, ya sea en una sala de conciertos o en un pub, dar un concierto. Y según acaban, subirse poco después a la avioneta.

Yo no sé cómo os quedáis. Carlos tiene 70 años pero tiene un corazón con unas ganas de vivir brutales. La edad no es la del carnet de identidad sino la de tus ilusiones y proyectos.

Bueno, pues la guinda la pone, cuando en la cata le pido permiso para contar esta historia y me responde muy serio. “Ignacio, ¿tú crees que es conveniente?” ¿Qué si es conveniente? !!!

Carlos no quiere contar esa historia! Lo que quiere es simplemente vivirla!

Seguramente es que me queda muy próxima. Seguramente es que es la última historia del mundo del vino que me ha emocionado, pero en este momento tengo la sensación de que es una de las historias mas bonitas que he oído alrededor del vino.

Y después de oir esa historia nos bebemos su vino.

¿Se entiende ahora un  poquito más de qué va el Winebus?

El próximo sábado 24 de marzo volveremos a estar en Bodega Qubel para luego ir a Chinchón. ¿Te apuntas? Este es el evento en Facebook.  El Winebus en Bodega Qubel y Chinchón, sábado 24 de marzo, 35 kms de Madrid  

Para ver más fotos: El Winebus en Bodega Qubel y Chinchón 10.3.2012

Este mismo post en winebus.es  El sábado en Bodega Qubel. La historia del piloto que se hizo viticultor y que ahora vuelve a volar

De nuevo en Bodega Qubel y Chinchón el sábado 24 de marzo

Hola a todos:

Yo pensaba cambiar de bodega y de ciudad, pero hay un grupo de amigos que me han pedido que organice una excursión como la que hicimos el sábado pasado. O sea, volver a Bodega Qubel y pasarnos luego por Chinchón. Y como en el Winebus mandan los winebuseros, repetimos excursión. Y así se lo cuento a estos amigos y a los que queráis apuntaros:

(Para los que ya sabéis de qué va este evento y tan solo queréis sacar vuestros tickets hacerlo directamente contactando con Ignacio Segovia en Utópicus, (C/ Concepción Jerónima 22, Madrid) o comprar los tickets por ticketea en el siguiente enlace: De nuevo el Winebus en Bodega Qubel y Chinchón http://www.ticketea.com/de-nuevo-el-winebus-en-bodega-qubel-y-chinchon

Os propongo veniros a una Bodega (Bodega Qubel) que es la única que recomienda el Hotel Ritz en su propuesta de vino & gourmet. Tiene la ventaja de que se encuentra a tan solo 35 kms de Madrid. Y que los que la llevan son dos personas espectaculares. Esto es lo que yo he escrito sobre ellos en su momento: Turismo enológico y vino ecológico en Madrid. Bodegas y Viñedos Gosálbez Ortí  Y esto otro: Visita a una Bodega especial muy cerca de Madrid

Hemos estado el sábado pasado y en este momento esta bodega está que se sale en cuanto discurso. Ver fotos de su enoteca.

Ver fotos de lo que ocurrió el pasado sábado en la visita a Chinchón.

Pero a lo mejor es bueno repasar lo que es Winebus (Video de presentación)

Y para saber todo sobre el winebus mejor visitar su página web : winebus.es

Para saber cómo vuelve de satisfecha ( o de contenta)(no tienen que conducir!!! Qué guay!!!) la gente en el winebus:

Regreso de El lagar de Isilla

¿Con esta información os he convencido para que os vengáis en el Winebus a Bodega Qubel y Chinchón? El viaje implica estar en Plaza del Conde Casal a las 11,30h y estar de vuelta en Madrid a las 18,30 h, o puede que a las 19,30h. El precio es de 29,5 euros y en esto está incluido la visita a Bodega, la degustación de 3 vinos (que están de muerte) y el viaje a Chinchón. Se come en plan tapas (No incluidas en el precio) (15-20 euros) o en plan a lo bestia (corderazo) (35-40 euros), pero lo que más mola es comer tapas más algo de corderazo y lechazo (entre 25 y 35 euros), sentados en las terrazas de Chinchón. ¿Cómo se está en la plaza de Chinchón con un día de sol? Se está así de bien, solo que ahora hace más calorcito que ese día. Este precio es así de barato para todos aquellos que compren antes del miércoles 21 de marzo. A partir de esa fecha las reservas pasan a valer 34 euros. ¿Por qué bonificamos a los que se apuntan antes?: Porque tanto las empresas de autobuses, como las bodegas agradecen enormemente saber con antelación cuanta gente van a venir y podemso adaptar el servicio al número de personas que se apuntan.

Si es así manifestaros lo antes posible.

Una cosa sí os digo. Voy a hacer lo que esté en mi mano para que os lo paséis por lo menos igual de bien que los que ya han visitado el winebus. :))))))))

Y así, como colofón querría dejaros con lo que yo interpreto que ocurre en el Winebus. ¿”Qué ocurre en el Winebus”?

Esto es el “Winebus”

Un abrazo a los winebuseros actuales y potenciales.

Para conseguir las reservas podéis hacerlo directamente contactando con Ignacio Segovia en Utópicus, (C/ Concepción Jerónima 22, Madrid) o comprar los tickets por ticketea: De nuevo el Winebus en Bodega Qubel y Chinchón

Para estar informado sobre eventos que organiza el Winebus envía 1 correo a igsegma@gmail.com con el asunto, “Deseo estar informado de los viajes del Winebus”

Si quieres participar de la conversación sobre el evento en Facebook. El Winebus en Bodega Qubel y Chinchón, sábado 24 de marzo, 35 kms de Madrid

Este post en winebus.es De nuevo en Bodega Qubel y Chinchón el sábado 24 de marzo