Bajo tierra y de autor. Bodegas Pascual

Bodegas Pascual

Situada en la localidad burgalesa de Fuentelcésped, en pleno corazón del más que conocido paraíso vitivinícola Ribera del Duero, sucede Bodegas Pascual, uno de los más altos referentes por calidad y distinción de toda la comarca.

Nos encontramos ante una de las pocas bodegas donde modernidad y tradición maridan al unísono de manera compleja y a la vez excepcional. La bodega actual se asienta cercana a otra histórica que data del siglo XIV, con seis galerías excavadas en la roca hasta una profundidad de más de 15 metros. En ellas la temperatura se mantiene constante a 11º C durante todo el año que juntamente con una humedad controlada propician que la crianza de los vinos sea inmejorable.

En cuanto al viñedo, Bodegas Pascual dispone de una plantación propia de 35 hectáreas en espaldera y en vaso, con cepas de entre 10 años las más jóvenes hasta más de 100 años las más viejas, todas ellas pertenecientes a la D.O. Ribera del Duero y siendo el 100% de la variedad autóctona “Tempranillo”, o “Tinta del País”. Para su manejo se prescinde totalmente de herbicidas y otros tratamientos agresivos para preservar en su conjunto la calidad de todos los caldos elaborados.

En la vendimia la uva es recogida totalmente a mano en pequeños canastos, seleccionándola en el propio viñedo garantizando así que únicamente entran en producción los racimos que cumplen las condicionas optimas para su transformación en vino.

De los vinos destacaríamos el Diodoro, un vino de autor con 18 meses en barrica y de corte moderno que trata de huir de los más clásicos y tenaces Ribera del Duero.

De visita a Bodegas Pascual con el Winebus en Fuentelcésped y a Aranda de Duero

Maestra y creadora de vinos. Aranda de Duero

Después de disfrutar de los mejores y más variados pinchos que puede ofrecer nuestra rica gastronomía castellana, nuestro viaje continua ahora por la Capital del vino por antonomasia, Aranda de Duero.

De su patrimonio arquitectónico destacan las Iglesias de Santa María la Real, el Santuario de San Pedro Regalado, la Iglesia de San Nicolás de Bari, el Palacio de los Berdugo, en el que se hospedó Napoleón en 1808 y por encima de todo los 7 kilómetros de Bodegas Subterráneas construidas entre los siglos XII y XVIII de las cuales muchas de ellas han llegado intactas a nuestros días.

En la actualidad existen unas 135 bodegas, hallándose ubicadas en un rectángulo de 800 x 380 metros, sin llegar a ocuparlo en su totalidad. Estos túneles cuentan con una profundidad media que oscila entre 9 y 12 metros, e inicialmente fueron destinados a la conservación de los vinos elaborados a partir de la Edad Media. Durante todo el año mantienen un nivel de humedad constante y una temperatura comprendida entre 11ºC y 13ºC.

En cuanto a la gastronomía de esta localidad destacan los asados y en especial el lechazo, elaborado en horno de leña, al estilo tradicional. Además existen otros platos típicos de la zona como la sopa castellana, el chorizo y como no la morcilla de Burgos.

Otro producto que no se puede dejar escapar al paladar son los quesos de oveja, frescos, curados y semicurados. En cuanto a la repostería de Aranda hay que destacar los empiñonados, las yemas, las rosquillas  y las tortas de Aranda.

En resumen, se trata de otra original y curiosa experiencia de ricos vinos, sabrosos pinchos y arquitectura castellana de lo más auténtica.

El Winebus se va a Bodega El Lagar de Isilla y Aranda de Duero, el sábado 30 de marzo

El secreto de Aranda

Después de nuestra peculiar experiencia ecológica-familiar nuestro winebus pondrá rumbo a la capital de la Comarca de Ribera de Duero, Aranda de Duero.

Son múltiples los elementos arquitectónicos que destacan en su palmarés, la Iglesia de Santa María la Real, el Santuario de San Pedro Regalado, la Iglesia de San Nicolás de Bari, el Palacio de los Berdugo y como olvidarnos de las más enigmáticas y misteriosas Bodegas Subterráneas.

Y es que las bodegas subterráneas de Aranda de Duero constituyen una espectacular red de más de 7 kilómetros de túneles y galerías, excavados entre los siglos XII y XVIII y conservadas casi de manera intacta hasta nuestros días.

En la actualidad existen unas 135 bodegas, hallándose ubicadas en un rectángulo de unos 800 x 380 metros, sin llegar a ocuparlo en su totalidad. Estos túneles cuentan con una profundidad media que oscila entre 9 y 12 metros e inicialmente fueron destinados a la conservación de los vinos elaborados a partir de la Edad Media. Durante todo el año mantienen un nivel de humedad constante y una temperatura comprendida entre 11ºC y 13ºC.

En cuanto a la gastronomía de esta localidad destacan los asados y en especial el lechazo, elaborado en horno de leña, al estilo tradicional. Además existen otros platos típicos de la zona como la sopa castellana, el chorizo y como no la morcilla de Burgos. Todos ellos los podremos disfrutar de la manera más amena y desenfadada, de tapa en tapa y de pincho en pincho.

Otro producto que no se puede dejar escapar al paladar son los quesos de oveja, frescos, curados y semicurados. En cuanto a la repostería de Aranda hay que destacar los empiñonados, las yemas, las rosquillas  y las tortas de Aranda.

En resumen, una genial idea para dar un poco calor al frío sábado que se presenta de la mano del inseparable winebus.

El Winebus en Bodegas Félix Callejo y Aranda de Duero el sábado 26 de enero

En ecológico también sabe mejor. Bodegas Félix Callejo

Un nuevo viaje con el Winebus

Al Norte de la Ribera del Duero, en uno de los enclaves más privilegiados de toda la comarca encontramos Bodegas Felix Callejo, concretamente en la localidad de Sotillo de la Ribera, población de poco más de 500 habitantes en la provincia de Burgos a más de 800 metros de altitud sobre el nivel del mar. La elevada altitud es responsable de grandes contrastes de temperatura entre el día y la noche, con diferencias de más de 15 ºC, que mejoran la madurez de la uva, conservando en las noches frías la acidez.

Al igual que con el resto de Viñedos de la Familia Callejo, la filosofía de la bodega persigue un casi enfermizo cuidado del terruño, con cubiertas vegetales, tratamientos alternativos con preparados a base de algas, ortiga, manzanilla, milenrrama, cola de caballo, etc. integrándose así de lleno en la dinámica de la Agricultura Ecológica a la que pertenece la bodega desde el año 2006.

Se trata de una experiencia muy gratificante encontrar aun hoy en día una bodega que premie la calidad antes que la cantidad, de ahí la poca importancia que le otorguen a los rendimientos de sus cepas con valores que no llegan a alcanzar el kilogramo de uva por planta, y en donde se tenga plena convicción de que el buen vino nace en la buena tierra.

Fruto del tesón de los cuatro hermanos Callejo nacen sus vinos Flores de Callejo, Gran Callejo 2006, Majuelos de Callejo 2009, y Finca Valderoble, elaborados todos ellos con tempranillo y omnipresentes en las más célebres guías y certámenes enológicos nacionales e internacionales.

Y como ya hemos dicho en anteriores ocasiones, de la buena familia nace sin duda el buen vino. ¡Salud!

Este sábado nos vamos con el Winebus a Bodegas Félix Callejo y Aranda

El Winebus en Bodegas Félix Callejo y Aranda de Duero el sábado 22 de junio

El Vino en sus orígenes. Aranda de Duero

Viene de En Biodinámica sabe mejor. Bodegas Díaz Bayo.

Después de nuestra peculiar experiencia biodinámica nuestro winebus pondrá rumbo a la capital de la Comarca de Ribera de Duero, Aranda de Duero.
De su patrimonio arquitectónico destacan las Iglesias de Santa María la Real, el Santuario de San Pedro Regalado, la Iglesia de San Nicolás de Bari, los 7 kilómetros de Bodegas Subterráneas construidas entre los siglos XII y XVIII, y el Palacio de los Berdugo en el que se hospedó Napoleón en 1808.

Las bodegas subterráneas de Aranda de Duero constituyen una espectacular red de más de 7 km. de túneles y galerías, excavados entre los siglos XII y XVIII.

En la actualidad existen unas 135 bodegas, hallándose ubicadas en un rectángulo de 800 x 380 metros, sin llegar a ocuparlo en su totalidad. Estos túneles cuentan con una profundidad media que oscila entre 9 y 12 metros e inicialmente fueron destinados a la conservación de los vinos elaborados a partir de la Edad Media. Durante todo el año mantienen un nivel de humedad constante y una temperatura comprendida entre 11ºC y 13ºC.

En cuanto a la gastronomía de esta localidad destacan los asados y en especial el lechazo, elaborado en horno de leña, al estilo tradicional. Además existen otros platos típicos de la zona como la sopa castellana, el chorizo y como no la morcilla de Burgos.

Otro producto que no se puede dejar escapar al paladar son los quesos de oveja, frescos, curados y semicurados. En cuanto a la repostería de Aranda hay que destacar los empiñonados, las yemas, las rosquillas y las tortas de Aranda.

En resumen, se trata de otra original winexperience vitícola, enológica y de genuino turismo castellano.

El sábado nos vamos a Bodegas Díaz Bayo y Aranda de Duero