Si quieres darle a un águila, apunta al sol. Ricardo Lop en Iniciador Madrid

IMG_0666

A mí este tipo me impresionó en la conferencia de Iniciador de hace unos días en la Escuela de Organización Industrial.

Ricardo es el Director General de Aceros de Hispania . Ricardo es un tipo muy especial. Se trata de un aragonés recio que arrancó su negocio de comercio electrónico en 1998. ¿Qué sabía este hombre de Internet y de Comercio Electrónico en esa época? Pues muy poco antes no sabía ni encender un ordenador. Y se aventura en 1998 en una tienda de comercio electrónico. ¡1998! ¿Me dejáis que exagere? Pues como si Cristóbal Colón intentara descubrir América y no supiera nada de barcos. ¿Qué era el comercio electrónico en 1998 en el mundo? ¿Y en España? ¿Y en un pueblo recóndito de Teruel?

Hasta 2002 se dedicaba al proyecto de forma parcial, pero en 2002, decide que se dedica al 100% a su proyecto. Y dice que desde entonces no ha parado de crecer. Dice que este año solo ha crecido un 20%. Quien lo pillara… ¿Cuántas empresas han crecido un 20% en este año 2010?

De lo único que se queja es de su falta de formación tecnológica. Y yo me admiro de que haya llegado adonde ha llegado, a pesar de su poca formación tecnológica. Este tipo es un crack. ¿De qué iba a ser la tienda? No sabía. Decidió por fin que iba a montar una tienda de cuchillos y armas  de fuego porque ya tenía contactos con algún proveedor.

Y ahora, en 2010 sabe un montón, pero lo cuenta de esa forma tan personal que tiene de contar las cosas. Por ejemplo, para hablar de “reputación online”, él dice: “En Internet no puedes engañar a la gente, porque la gente lo casca”. Así con todo. Este hombre repasa las claves de su negocio con un lenguaje llano, que demuestra que lo que ha aprendido lo ha hecho de forma autodidacta y a base de coscorrones.

Hace unos días reproduje una frase que me encantó en Twitter. Decía: “La oscuridad nos envuelve a todos, pero mientras el sabio se tropieza con alguna pared, el ignorante permanece tranquilo en el centro de la estancia” A mí me gusta esta definición de sabiduría. Y según esta definición Ricardo es tremendamente sabio.

Y ahí está, con 15.000 visitas/día, con 10 empleados, en un pequeño pueblo de la provincia de Teruel, y creciendo un 20% este año, y reconociendo que tiene un enorme margen de mejora en su empresa. Es lo que él dice. “Tal y como lo hago me funciona”. ¿Y quién puede cuestionarle?

Tiene un catálogo de productos de 9.000 referencias, con 20.000 clientes y presente en 90 países. La mayor parte de las visitas vienen de buscadores.

Tiene muy claro cómo gestionar los pedidos, cómo manejar la logística de los pedidos, cree profundamente en el posicionamiento en buscadores y en la importancia que tienen los contenidos en el posicionamiento y en la obtención de enlaces entrantes.

No dice nada que no sepamos, (o casi nada) pero lo dice desde la perspectiva del que ha demostrado que su sistema funciona. O sea refrendado por la respuesta del mercado. ¿Existe mejor escuela? ¡Y cómo lo dice! En el lenguaje más sencillo. O sea, para que se le entienda.

Llama la atención la posibilidad de ser competitivo a pesar de que todos los pedidos de sus proveedores deben pasar por sus instalaciones para ser reembaladas (El tema logístico debe ser un problema de envergadura, considerando que hace únicamente pedidos a sus proveedores una vez a la semana, que se encuentra en un pueblo de la provincia de Teruel, y que en comercio electrónico el plazo de entrega es clave).

Máximas suyas: “Tus proveedores no son tu banco” “Solo te darán buen servicio si ganan dinero contigo”
“¿Formas de pago? Todas siempre que sean seguras”
“¿Precio de la mercancía? Portes aparte”. (sirve a todo el mundo, 90 países)
El embalaje es clave
Publicidad online?” 35 euros al año como esponsorizador de las fiestas de su pueblo. Ellos practican sobre todo el Marketing de guerrilla.

Y todo esto lo dice con una sencillez enorme, como si hubiera sido fácil llegar adonde ha llegado. Yo no creo que haya sido sencillo. La clave creo que es que se trata de alguien muy muy peleón, y además muy optimista, tan optimista que los obstáculos, que tiene que haberlos tenido, en cantidad, y muy grandes, los ha ido resolviendo según venían. Y que sigue la máxima de: Si quieres darle a un águila, apunta al sol.

Habla de que están trasmitiendo su experiencia a otros negocios de otros sectores, con éxito. Y supongo que transmiten, aparte de un “know how” una confianza en el que sigue sus consejos, de que lo que cuentan, es fácilmente entendible, y del que como él dice los resultados no vienen porque sí, sino porque uno pone los medios para que estos salgan. Y saber que él ya ha triunfado da mucha confianza en quien sigue sus consejos.

Pero él dice que qué gaitas va a haber triunfado, y tiene razón, (es un negocio de 10 empleados) pero ya camina con la confianza de quien ha sabido crecer sin medios, de 10 años con el negocio abierto, de quien dispone de 20.000 clientes, de quien las ha pasado canutas para pagar las nóminas, pero ahora crece y crece con la experiencia acumulada de quien sabe lo que se puede y lo que no se puede hacer, y con la humildad de querer seguir aprendiendo, y de quien pone recursos según sus ingresos van creciendo.

¿Me recuerda a alguien? Me recuerda como hermano gemelo de Pedro Delgado, firme seguidor del topalantismo de quien escribí hace unos meses.

En resumen. Si tienes oportunidad de conocerlo te lo recomiendo. Es optimismo, sencillez, bonhomía y emprendimiento en vena.

PD: El detalle del mechero para los fumadores fuera del EOI no tiene precio. Mirar foto debajo

IMG_0665

Post relacionados: ¿Motivación para emprender? El topalantismo.

Este post en inglés: If you want to hit the treetops, aim for the mountains. Ricardo Lop in ‘Iniciador Madrid’

Howard Hughes era un gurú de las nuevas tecnologías.

El aviador 

Bueno, en realidad no era un gurú. El no pretendía convencer a nadie de lo buenas que eran las nuevas tecnologías. Simplemente veía lo que se podía hacer con ellas y se ponía manos a la obra para ofrecer servicios que nunca nadie antes que él se habían ofrecido y que intuía serían un bombazo.

Apostó por el cine sonoro, y por la aviación comercial. Vaya ojo que tenía el gachó. Pero además tenía el ojo en el momento en el que el 99% de las personas estaban atemorizadas por la peor crisis bursátil del siglo XX. La de 1929.

El decía ¿Crisis? Yo no veo más que oportunidades. Ya había apostado por el cine mudo, y estaba haciendo la película de más alto presupuesto de su época. Se encuentra con que alguien inventa el cine sonoro. Y se dio cuenta de que eso era el futuro. Paró la película y le incorporó sonido a la misma.

¿Qué tal era la película? Una castaña en la que el sonido no era más importante que la decoración. Un auténtico pegote. Esa película no podía ser buena, pero para hacer las maravillas que se hacen ahora se tenía que pasar por esa fase de experimentación.

¿Y en la aviación comercial? La misma historia. Lo ve, se lanza, trabaja como un poseso. Lidera un equipo que lo sigue a ciegas porque éstos se dan cuenta de que están ante un tipo excepcional.

En resumen: da un empujón a ambos sectores como posiblemente nadie en el siglo XX lo hiciera.

Alguien se preguntará cómo puedo ensalzar la figura de un auténtico tarado, con unos problemas mentales de tres pares, una ambición absolutamente desatada, unas relaciones con la CIA un poco tortuosas y una manera de hacer negocios bastante poco ética en gran parte de su vida. La vida me ha enseñado que todos tenemos algo de barro. Me quedo con algunas personas en su totalidad, pero en general trato de fijarme en determinadas facetas específicas de cada individuo que me interesan sin que me tenga que convencer la persona en su conjunto.

Cuando miro a este hombre con los pies de barro (tenía barro a raudales), y repaso lo que hizo, miro mi propio barro y me doy cuenta de que estoy perdiendo el tiempo. Que hay que ponerse en marcha.

¿Se parece esta etapa que vivimos a la de 1929? Como 2 gotas de agua.

En los momentos de crisis es de donde salen las ideas más geniales. Nos encontramos en el momento de cambio más grande de la historia En los momentos de cambio se reparten nuevas cartas. Qué estás haciendo tú para recibir buenas cartas?

Me pillo el video de la peli que Scorsese y DiCaprio hicieron en 2004 a ver si se me pega algo.

Posts relacionados:
¿Motivación para emprender? El topalantismo.
La tecnología como factor básico de competencia entre las empresas. 
Ficod 2009 y Bernardo Hernández. ¿Crisis? ¡Oportunidades!
Steve Jobs en la Universidad de Stanford. Una historia que contar. Posicionamiento de una Bodega.

Fuente de imagen: vayacine.com

Este post en inglés: Howard Hughes was a New Technology Guru