Del vino a la mesa. Chinchón ( Winebus )

En los sures de la Comunidad de Madrid emerge el pueblo de Chinchón, que con poco más de cinco mil habitantes presume de una de las más completas y bien conservadas arquitecturas populares de los siglos XV y XVII. Como elemento arquitectónico principal destaca la Plaza Mayor  de forma irregular, una estructura sencilla, clara, ordenada y jerarquizada.

Además de la plaza mayor, uno de los lugares más interesantes y curiosos para visitar son las Cuevas del vino (www.cuevasdelvino.com). Un verdadero templo homenaje al vino en donde más de doscientos años después siguen manteniéndose con todo lujo de detalles algunos de los enseres de vinificación originales con un ligero toque jerezano.

La gastronomía de Chinchón es típicamente castellana, pudiendo deleitarnos con platos como cordero, cochinillo, cabrito en horno de leña, guisos y pepitorias con carnes de caza y de corral, sopas y potajes de verduras de la vega y dependiendo de la temporada, habas, guisantes, alcachofas, acelgas, judías chinchoneras, potaje de vigilia, etc.

Otros productos típicos de Chinchón son los ajos o el hornazo, un bollo de pan dulce con huevo en el centro. También se elaboran quesos artesanales de aire manchego y embutidos y jamones elaborados a la manera tradicional.

En lo referente a la repostería destacar los dulces de las clarisas y por supuesto el famoso anís de Chinchón.

Una estupenda forma de empezar febrero con buen pie… y buen vino.

El Winebus en Bodegas Finca La Estacada y Chinchón el sábado 9 de febrero

Más que vino. Bodegas Finca la Estacada. ( Winebus )

A caballo entre Madrid y Cuenca nos topamos con Bodegas Finca la Estacada, un espectacular complejo enoturístico que además de por supuesto viñedos y bodega cuenta con restaurante, hotel y un interesante spa vinoterapia en donde el vino adopta otro significado totalmente diferente pero no por ello menos atractivo.

En cuanto al viñedo, Finca La Estacada posee 278 hectáreas situadas todas en las cercanías de la bodega. Las variedades de las que dispone son TempranilloCabernet Sauvignon, Syrah, y Merlot. Además en los últimos años se ha ampliado la plantación con nuevas variedades como Cabernet Franc, Cariñena, Malbec y Petit Verdot.

Los suelos son de constitución arcillosa con sustrato calizo, pobres pero con suficientes recursos minerales para una correcta maduración, esta se desarrolla sin problemas gracias al número de horas de sol que caracteriza al viñedo de Castilla-La Mancha. Todo ello permite preservar unos niveles de acidez y matices frutales que podrían desaparecer con otras condiciones.

La elaboración sigue los patrones clásicos de la comarca manchega, con la peculiaridad de que la fermentación se lleva a cabo en depósitos de una baja relación altura anchura, lo que se traduce en una elevada extracción polifenólica al ser mayor la superficie de contacto entre el sombrero y el mosto.

En cuanto a sus vinos encontramos más de quince referencias diversas, fruto de las múltiples variedades utilizadas y procesos de elaboración. De entre ellos destaca el Secua Cabernet Syrah, vino estrella de la bodega procedente de cepas situadas a casi 900 metros de altura y pequeñas parcelas pero con alto rendimiento de plantación. El resultado es un vino de gran contenido tánico, aterciopelado y con marcadas notas de tabaco y cacao.

El Winebus en Bodegas Finca La Estacada y Chinchón el sábado 9 de febrero

De la viña a la mesa. Chinchón. Vamos el sábado con el Winebus.

Continuación de: De la familia nace el buen vino. El Winebus en Bodega Qubel.

En los límites sur de la Comunidad de Madrid nos topamos con el pueblo de Chinchón, que con poco más de cinco mil habitantes resume a la perfección la arquitectura popular clásica de los siglos XV y XVII. Como elemento arquitectónico principal destaca la Plaza Mayor  de forma irregular, una estructura sencilla, clara, ordenada y jerarquizada.

Además de la plaza mayor, uno de los lugares más hermosos para visitar son las Cuevas del vino (www.cuevasdelvino.com). Un verdadero templo homenaje al vino en donde más de doscientos años después siguen conservándose con todo lujo de detalles algunos de los enseres de vinificación originales con un ligero toque jerezano.

La gastronomía de Chinchón es típicamente castellana pudiendo deleitarnos con platos como cordero, cochinillo, cabrito en horno de leña, guisos y pepitorias con carnes de caza y de corral, sopas y potajes de verduras de la vega y dependiendo de la temporada, habas, guisantes, alcachofas, acelgas, judías chinchoneras, potaje de vigilia, etc. Otros productos típicos de Chinchón son los ajos o el hornazo, un bollo de pan dulce con huevo en el centro. También se producen quesos artesanales de gran calidad, embutidos y jamones elaborados a la manera tradicional. En lo referente a la repostería destacar los dulces de las clarisas y por supuesto el famoso anís de Chinchón. ¿Que mejor manera de acabar con el último sábado de este 2012?

Este sábado nos vamos a Bodega Qubel y Chinchón con el Winebus