Maestra y creadora de vinos. Aranda de Duero

Después de disfrutar de los mejores y más variados pinchos que puede ofrecer nuestra rica gastronomía castellana, nuestro viaje continua ahora por la Capital del vino por antonomasia, Aranda de Duero.

De su patrimonio arquitectónico destacan las Iglesias de Santa María la Real, el Santuario de San Pedro Regalado, la Iglesia de San Nicolás de Bari, el Palacio de los Berdugo, en el que se hospedó Napoleón en 1808 y por encima de todo los 7 kilómetros de Bodegas Subterráneas construidas entre los siglos XII y XVIII de las cuales muchas de ellas han llegado intactas a nuestros días.

En la actualidad existen unas 135 bodegas, hallándose ubicadas en un rectángulo de 800 x 380 metros, sin llegar a ocuparlo en su totalidad. Estos túneles cuentan con una profundidad media que oscila entre 9 y 12 metros, e inicialmente fueron destinados a la conservación de los vinos elaborados a partir de la Edad Media. Durante todo el año mantienen un nivel de humedad constante y una temperatura comprendida entre 11ºC y 13ºC.

En cuanto a la gastronomía de esta localidad destacan los asados y en especial el lechazo, elaborado en horno de leña, al estilo tradicional. Además existen otros platos típicos de la zona como la sopa castellana, el chorizo y como no la morcilla de Burgos.

Otro producto que no se puede dejar escapar al paladar son los quesos de oveja, frescos, curados y semicurados. En cuanto a la repostería de Aranda hay que destacar los empiñonados, las yemas, las rosquillas  y las tortas de Aranda.

En resumen, se trata de otra original y curiosa experiencia de ricos vinos, sabrosos pinchos y arquitectura castellana de lo más auténtica.

El Winebus se va a Bodega El Lagar de Isilla y Aranda de Duero, el sábado 30 de marzo

El Winebus en Peñaranda de Duero.

Continuación del post El Winebus en El Lagar de Isilla. Tragos de historia y tradición

Una vez disfrutado de las mejores tapas de Aranda de Duero, nuestro winebus pondrá rumbo a los sures de la provincia de Burgos, en donde se alza con autoridad uno de los mejores representantes de la arquitectura y sociedad de toda la comarca.

De escasa demografía pero elevada riqueza cultural, Peñaranda de Duero, ofrece múltiples atractivos constructivos, todos ellos de entre los siglos XV y XVI. La Excolegiata de Santa Ana, El Palacio de los Condes de Miranda (Avellaneda), El Rollo de Peñaranda y sobretodo el Castillo de Peñaranda de Duero.

El castillo de Peñaranda es una espectacular fortaleza dominada por el caserio y presentando una gran similitud con otros castillos de la zona ribereña, como los de Peñafiel y Gormaz, y también repite el ventajoso emplazamiento entre un monte y un río, como se observa en Burgos, Frías o Castrojeriz.

De entre las diferentes plantas del castillo, destaca sobretodo la torre principal en donde se puede disfrutar de unas maravillosas vistas de todo el pueblo y también de las inquietantes mazmorras, lugar generalmente desconocido y poco visitado pero en donde los interesados pueden tener una visión de los diferentes usos que se le podían dar principalmente como cárcel o aljibe.

En conclusión, una jornada completa para empezar con buen pie el año y adelantarse a uno mismo el regalo de reyes.

El Winebus se va a Bodega El Lagar de Isilla y Peñaranda de Duero el sábado 5 de enero.

 

El Winebus en El Lagar de Isilla. Tragos de historia y tradición

El Lagar de Isilla 3

A caballo entre Segovia y Burgos emerge Bodegas y Viñedos Lagar de Isilla, una de las bodegas más representativas y tradicionales de toda la región burgalesa.

Sus viñedos se localizan en los términos de La Vid y San Juan del Monte, situados a 828 y 840 metros respectivamente y llegando algunas de sus cepas a los 90 años de edad, lo que las convierte en una de las plantaciones de más altitud de la zona centro española y que sin duda marcarán por completo el resultado de sus vinos.

Las elevadas oscilaciones térmicas entre día y noche, especialmente en el mes anterior a la vendimia, provocarán una elevada concentración de azúcares, que junto con las escasas precipitaciones de la zona, redondearán el mosto con una marcada acidez típica de los vinos de la zona.

Como variedades encontramos la clásica tempranillo alternando con  Cabernet Sauvignon y Merlot. La vinificación se realiza de manera totalmente artesanal, escogiendo los mejores racimos y realizando maceraciones prefermentativas para dotar al vino de unos colores jóvenes pero intensos.

Pero sin duda la parte más atractiva concierne a la bodega tradicional, la cual la componen una serie de galerías subterráneas a 12 metros de profundidad en el mismo casco antiguo de Aranda de Duero. De arquitectura popular, las galerías eran excavadas en los duros inviernos castellanos, cuando las nieves y los hielos impedían las salidas campestres. Se excavaba la roca arcillosa, hasta encontrar una veta de roca de arenisca por donde se iban haciendo las galerías.

De sus galerías nacen unos morapios con especial personalidad y marcado carácter ribereño. Las entradas en boca aterciopeladas y suaves con finales largos y marcados tonos a vainilla y canela son algunas de las características comunes que definen estos vinos.

El Winebus se va a Bodega El Lagar de Isilla y Aranda de Duero, el sábado 30 de marzo

Continúa en: El Winebus en Peñaranda de Duero.

El Lagar de Isilla 4

Record de actividades en un solo día en el winebus de Aranda de Duero

Puerta original con botellas incrustadas

Salimos un poco tarde, a las 11 y cuarto, y además me equivoqué de carretera, (otros 20 minutos perdidos, pero llegamos a La Vid a la 1 menos 5 y nos aventuramos a intentar visitar el monasterio de la vid, y… ¡nos dejaron entrar!!!

Después teníamos la visita a Bodega que fue de muchísimo nivel (con Noemí no podía ser de otra manera).

Además de la Bodega nos enseñó el hotel con temas vinícolas que están creando encima de la bodega.

Después vino la cata. 3 vinazos. Nos tomamos nuestro tiempo. Pero empecé a achucharles no fuera que cerraran la cocina de El Lagar de Isilla en la zona peatonal de Aranda. ¡No! ¡Llegamos a tiempo! A tiempo para que se fueran los clientes habituales y tuviéramos toda la barra para nosotros. Y venga tapas, y venga vino, excepto para mí. (agua con gas). (I was the driver)

En el Lagar de Isilla (Restaurante)

Vamos que tenemos que ver la bodega subterránea de El Lagar de Isilla.

Pasote de bodega. Y de historia que hay detrás.

Oye, que hay que correr que hemos quedado en la oficina de turismo de Aranda. Anda y nos enseñan la sala de interpretación de la ciudad de Aranda. Y nos llevan a ver una bodega subterránea alucinante súper bien preparada.

Por el camino pudimos ver una fachada de una catedral increíble y después de remate una tienda de vimos anexa a la bodega que era una pasada.

Aún nos sobró tiempo para tomar un refresco sentados en una mesa en una plaza de Aranda de Duero.

Así que: 1) Monasterio. 2) Bodega 3) Hotel Enológico. 4) Degustación vinos 5) Tapas y vinos en Aranda. 6) Bodega subterránea 7) Centro de interpretación de Aranda 8) Catedral  9) Segunda Bodega subterránea 10) Tienda de vinos de impresión 11) Refresco en plaza de Aranda.

Habíamos salido a las 11,15 h. Nos habíamos metido 160 kilómetros de ida y otros tantos de vuelta, y habíamos hecho 11 actividades distintas para llegar a Madrid a las 21 horas.

¿Que si en las próximos viajes del winebus haremos tantas actividades? Pues yo  creo que no. Yo creo que en este viaje hemos batido el record del mundo de actividades del winebus en el pasado y en el futuro.

¿Te vienes al winebus el sábado 10 a Bodega Qubel y a Chinchón?

Este post en winebus.es  Record de actividades en un solo día en el winebus de Aranda de Duero