Exportar vino bajo presión.

Conozco un tipo (quizá yo mismo) que cuando sale de viaje le gusta callejear. Todo normal. Otra cosa es que cuando veo un supermercado no puedo evitar meterme y coger un carrito ante la sorpresa de mis acompañantes. Luego salgo con el carro vacío, claro. Puede parecer raro, pero me intriga saber qué se llevan para comer esas gentes en esa ciudad, da igual cuál sea, y qué diferencias hay con nuestros “super”. Una de las cosas que me atrae, como no, es el vino. Antes de salir uno puede pensar que la Europa no productora de vino, debería estar inundada de vino español, ¿por qué? Por bueno y por abundante, entre otras cosas. Y sí, también busco vinos de mi tierra (que es toda España, debo ser raro, pero me siento tan a gusto en todas partes…), en las cartas de los restaurantes, aunque luego pida otra cosa para probar algo nuevo.

Exportar vino bajo presión

Lo cierto es que me ha sorprendido. Me explico. En unos cuantos países (a saber: Inglaterra, Dinamarca, Lituania, Holanda, Finlandia o Suecia), me llama la atención encontrar poco vino español (para lo que cabía esperar), y una abundante representación de Argentina, Chile, Sudáfrica e incluso Australia y Nueva Zelanda. ¿Se les ocurre algún sitio más lejano? (en la Antartida no hacen vino, todavía). ¿Por qué se han puesto las pilas para llegar hasta aquí? Porque su mercado interior era muy limitado (supongo) y los países de su entorno tal vez no prometían mucho (supongo también, esta vez mirando un mapa). Es decir: O exportaban o se lo bebían ellos. No tenían más remedio. Y es así, la presión hace que la gente haga cosas (muchas buenas). Y sin presión, la verdad, ¿para qué exportar si lo vendo dentro?

En lo referente a qué zonas dominaban el resultado también me sorprendió. Encontré algún Rioja, por supuesto, pero en comparación con España había vinos que dentro no estaban tan extendidos, concretamente bastantes vinos de Valencia y Murcia en sus diferentes denominaciones de origen. ¿Por qué? Un representante de vinos de Bodegas Casa de la Ermita , fantástica bodega de Jumilla, me decía hace dos años en una presentación de productos de Murcia en un hotel madrileño: “Aquí en Madrid tiene sentido estar e insistir, pero vete tú a vender vinos de Murcia más al norte de Valladolid…”. Vamos, que para la mitad del mercado español Jumilla tenía una imagen escasa y todo era Rioja, o Ribera, o… pero nunca Jumilla. Sin embargo buenas bodegas de Rioja, Ribera o Priorato vendían tan bien dentro que ¡para qué salir!

Me pregunto: con las oportunidades que surgen en lo referente a tecnologías, redes sociales, etc. ¿Lo aprovecharán las bodegas en general, o sólo las que tengan más presión y será eso, la presión, lo que les haga ponerse a trabajar en ello?

Se admiten apuestas. Usted, hombre por favor, responda (pero sin presión, sólo por el placer de hacerlo).

Fuente de foto: coci-nom-nom.tumblr.com

Marqués de Riscal. ¡Qué manera tan bonita, original y rentable (aunque cara) de construir una imagen de marca a nivel mundial!

Adjunto una página en la que se muestran imágenes y comentarios del hotel. ¿A que dan ganas de visitar el hotel? su página web que no se queda atrás.

 

Estos señores podrían vender vino hasta en la luna. (no me extrañaría que los astronautas se lo llevaran en su equipaje). Chapeau. Ya sé que esto ha costado un dineral, pero dejadme que me emocione con ello. Ya sé que soy un listo por utilizar este ejemplo. Que eso es jugar sobre seguro. Que muy pocas bodegas pueden permitirse un proyecto de esas características.

 

Tenéis razón. Mi comentario tiene truco. Utilizo el mismo truco que usan los directores de cine en sus películas o los responsables de campaña para ensalzar sus productos. Se aprovechan de imágenes o conceptos excepcionales para apoyar sus argumentos. Ese es mi pecado y el de los mejores publicistas y de aquellos a quienes admiro.

 

Vamos, que me han entrado unas ganas enormes de ir a comprar inmediatamente una botella de Marqués de Riscal y degustarla en la cena que voy a tener con unos amigos esta misma noche.

 

A vuestra salud.

 

¿Qué puede hacer una bodega para exportar más y mejor?

Adjunto un artículo que me parece escrito fantásticamente. “The changing wine world”. En él se habla de los mercados emergentes, y de cómo hay que tenerlos en cuenta, pero no solo para nombrar un nuevo importador en un determinado país, sino para entender que países como Estados Unidos, y otros países, no solo están importando más, sino que cada vez hay más consumidores que son sensibles a un determinado mensaje y a una imagen de marca. Que aquel que sepa y pueda construir una marca, no solo en el mercado local, sino en los países de destino tiene muchos puntos para mejorar sus resultados.


Que esto indica que aquellas bodegas que tomen el toro por los cuernos, y empiecen a exportar, y se preocupen, no solo de dar un pelotazo al importador, pensando que ya se encargará él de rotar el producto, sino de construir una marca fuera, ayudándole a vender. Porque eso es lo que tiene el importador en la cabeza. El piensa en el esfuerzo que va a tener que realizar para colocar el producto que nos compra. ¿Por qué nos va a comprar a nosotros y no al vecino?
¿Es difícil construir una marca en el exterior? Claro. Es muy difícil.

 

Pero precisamente nos encontramos con una herramienta como Internet tremendamente agradecida si se sabe utilizar. Y hay premio para el que lo consiga.  

 

¿Crecen las exportaciones de vino? ¿Donde crecen? ¿Donde podrían crecer?

Que el mundo del vino se está moviendo de una manera tremenda, nadie lo duda. Lo que no acaba de verse es la reacción de las bodegas ante ese mundo tan cambiante. Ya no se trata de producir un buen vino ùnicamente. Esa sigue siendo la base para conseguir venderlo, y lo será siempre desde luego. Pero, hoy en 2008, debemos preocuparnos cada vez más en cómo generar demanda en un mercado globalizado como el que estamos, en mercados en donde se conoce poco o nada el vino español, menos aún las distintas denominaciones de origen. Y mucho menos las distintas marcas. Y todo eso hacerlo encima con un presupuesto limitado, dado que la facturación de las distintas bodegas está muy lejos del que se mueve en el mundo de las bebidas refrescantes, por poner un ejemplo.

La ciencia que estudia y da soluciones a esto se llama, Marketing, en particular, Marketing del Vino. Porque existe un Marketing específico del vino aunque aún haya bodegas que se resistan al palabrejo y a lo que ese palabrejo conlleva.

Hasta la próxima.

Chile supera a España en sus exportaciones al Reino Unido

Es esta una noticia de hace no demasiado que creo que es muy interesante para los tiempos que vivimos. Lo publica la página vinoaldia.com.

Qué mejor que oir a uno de los mayores compradores de vino chileno en el Reino Unido para que nos diga por qué sus ventas de vino chileno han pegado un salto espectacular. “Los magnates del cobre están invirtiendo millones, emplean a los mejores productores, vigilan los viñedos por satélite e importan cepas de Europa”.