De nuevo en el European Wine Bloggers. (Brescia, Italia)

Bienvenidos a Franciacorta

Algo me pasa con el European Wine Bloggers. Siempre me apunto en el último momento, y tengo la suerte de contar con la comprensión y la flexible actitud de los organizadores para poder entrar en la repesca. El caso es que al final siempre estoy allí. Y ya van 3 ediciones.

Reunirse con amantes del vino tiene un punto muy especial. Este colectivo está formado por personas con varios puntos en común, pero quizá el más importante es que disfrutan y tratan de disfrutar como enanos de los eventos a los que asisten.

Cuando uno tiene 20 años puede que esto que acabo de decir no sea una cualidad muy a valorar. Es fácil reírse y disfrutar con 20 años. Pero cuando se van cumpliendo más, nos hacemos más exigentes y nos van pasando cosas que hacen que empecemos a tener en cuenta una clasificación algo distinta de la que uno hace a los 20, y es la de separar a las personas como auténticas momias vivientes a las que nada emociona, y  otro grupo de aquellos que se emocionan con las pequeñas cosas, que tratan de tener despiertos los sentidos para darse cuenta de que están muy vivos y que además tiene muchas ganas de vivir.

En el salón de actos

En los eventos relacionados con el vino excepto en contadas ocasiones te encuentras, casi exclusivamente, con gente que quiere disfrutar de la vida y buscan en actividades como ésta una manera de disfrutar. Y esto de querer disfrutar de la vida como del mal rollo es algo contagioso. Así que no hay nada como reunirte con gente que lo único que pretende es pasárselo lo mejor posible y transmitirlo a su entorno.

El European Wine Bloggers es esto, pero a lo bestia. Lo es porque es un evento que ocurre una sola vez al año, porque los lugares que visitamos son auténticamente maravillosos, porque se reúnen 250 personas las que acuden que están conectadas entre sí por la red ycon una afición en común: son auténticos locos por el vino y su entorno, por probar nuevos vinos, por leer y por escribir sobre vinos, bodegas, por encontrarse con viejos amigos y por hacer nuevos para luego mantener el contacto vía redes sociales. Y les gusta tanto todo lo anterior que están dispuestos a hacer  miles de kilómetros para reunirse con personas afines. Si además resulta que los organizadores lo bordan.Porque lo bordan (Muchas gracias Gabriella, Ryan, Robert). Y si además los colaboradores locales, en este caso, los italianos, se desviven, el resultado no puede ser mejor.

Dinner in Il Mosnel Winery

Me quedé encantado en Lisboa, me quedé encantado en Viena y ha vuelto a pasar en Brescia, Italia. Nos han hecho pasar 3 días inolvidables.

¿Cómo transmitir todo esto de una manera más gráfica? Dicen que una imagen vale más que mil palabras. Quizá con un par de videos.

En el primero se puede ver lo que apreciaba a través de la ventanilla del avión en mi viaje a Milán.  Me había levantado a las 3 de la mañana para poder coger el avión a las 6. Como comprenderéis estaba hecho polvo, pero a mí ya me empezaba a entrar el gusanillo de lo que me iba a encontrar en Brescia. Me quedé frito en el vuelo, pero en un determinado momento me desperté y pude ver algo que supongo que se puede ver muchas veces cuando uno vuela. Pero si uno va al EWBC la sensibilidad es distinta. El avión parecía que no necesitaba de las alas porque parecía que flotaba en algodón. ¿Me paso al decir esto? Bueno, mirad el video. ¿Esto empezaba bien no?

Tuvimos una jornada larguísima (desde las 3 de la mañana en pie), y venga charlas y venga catas, a cuál más interesante y divertida. Y llega la tarde y nos llevan a un evento que se anunciaba de la siguiente manera: Private Dinners at Secret Franciacorta Wineries. Uauuu!!!!!. Esto pintaba bien. Nos subieron a 4 autobuses cada uno con un destino distinto. A mí me tocó al lado una profesora experta en catas brasileña con una conversación animadísima, pero hubo un momento en que, en la oscuridad del autobús, tanto ella como yo, nos quedamos fritos (por segunda vez en un medio de transporte ese día). No sé cuánto tiempo pasó. Pero me despertaron, bajé del autobús como un zombi y me encuentro con esto.

Cuando veáis el video veréis que tarda un poquito en enfocar con la oscuridad de la noche. Es un efecto que no buscaba pero que refleja fielmente cómo fue evolucionando mi estado, que se despejó en pocos segundos al empezar a escuchar una historia que en la oscuridad de la noche que parecía de cuento de hadas. En ella hablaba la dueña de la Bodega Il Mosnel, dándonos los primeros detalles sobre la visita que íbamos a hacer. 3 pinceladas de lo que nos cuenta. Se trata de una bodega que nace en 1836, una bodega familiar que pega un importamte estirón en los años 60 y que en la actualidad produce alrededor de 250.000 botellas.

   

La cena fue maravillosa con 9 productores de vino de la zona sentados cada uno de ellos en cada una de las mesas. La cena fue elaborada por el restaurante Due Colombe de Brescia. Se salieron. Su cocinero, Stefano Cerveni, al final de la cena, tuvo el detalle de salir a presentarse y nos hizo un pequeño speach, tremendamente emotivo en inglés. Y como tengo el Iphone a mano acerté, quizá demasiado tarde, en grabar el final de sus palabras en inglés. Muchas gracias Stefano.

Ir a descargar 

Y este es el resumen del primer día. Un día completito donde los haya en donde caí como un leño en la cama.

Fotos de este primer día  

(Continuará)

Post en inglés: Back again on the European Wine Bloggers Conference (Brescia, Italy).

 

Plan de Dinamización de Producto Turístico Ruta del Vino Ribera del Duero

A la ribera del duero

Hay una serie de tendencias que son incuestionables aunque muchas bodegas aún no lo tengan muy claro. Y son:

Que con la globalización las Bodegas necesitan diferenciarse mucho más, de sus competidores.
Que la manera de diferenciarse más eficaz es aparte de por el propio vino y su presentación, de todo lo que rodea al vino. (las maravillosas historias que hay alrededor del vino).
Que, creciendo mucho la masa de consumidores que se interesan y profundizan sobre la cultura del vino, lo que más está creciendo, y con diferencia, son el número de personas que consideran muy atractivo el entorno del mundo del vino, el turismo enológico.
Que esto es una corriente que aún no ha arrancado en España con la fuerza con la que está sucediendo en otros países. (Italia, etc).
Cada vez hay más gente que huye del turismo de playa, cuyo principal defecto es el de haberse convertido el algo tremendamente homogéneo, frente a un turismo, mucho más atractivo y heterogéneo como puede ser el turismo rural y el turismo enológico.

Esto lo saben las Bodegas, y lo muestran con el tipo de visitas que ofrecen de forma regular a sus instalaciones. El tipo de lenguaje que utilizan es el que se usa para alguien que no ha visitado una Bodega anteriormente. Y por el tipo de preguntas, o de no preguntas que hacen los visitantes, uno percibe que los visitantes no están buscando tampoco un nivel más alto.

Tuve la suerte de coincidir con las responsables de “Consorcio Ruta del Vino” en mi reciente visita a Aranda con motivo de la reunión entre bloggers y Bodegas. Me explicaron su proyecto. Es este un proyecto muy bien planificado con un importante presupuesto en el que participan un buen número de organismos oficiales. Entre estos organismos: la Secretaría de Estado de TurismoDO de Ribera de Duero, las diputaciones de Valladolid, Soria, Segovia y Burgos, 44 ayuntamientos, 33 Bodegas, 11 Alojamientos, etc

Me preguntaba alguna Bodega sobre si debería de participar. Parece ser que el coste por Bodega es de no más de 2000 euros/año. Mi respuesta es que sin ninguna duda. Es este uno de los trenes en lo que, o te subes o te quedas perdido en el camino.

Es un problema de actitud. Algunas se centran en hacer un buen vino, pero se fijan poco o nada en lo que ocurre a su alrededor.

Y alrededor están pasando muchísimas cosas que hacen que una Bodega que tuvo éxito en el pasado y en el presente, posiblemente no lo tenga en el futuro.

Se trata de ser inquieto. Y ante la pregunta de si había que estar en Winefuture, o en Finewine o en la 1ª Feria Internacional de Vino Ecológico en España (si elaboras vino ecológico), mi respuesta es en todos casos afirmativa. Porque hay que saber qué hacen los demás, y lo que harán. Para luego, decidir cada uno su camino. Pero es muy fácil decirlo desde fuera sin ser responsable de un presupuesto

Este negocio se va haciendo cada vez más complejo. Solo saldrán adelante aquellos que hagan muy buen vino, y/o tengan una gran personalidad, y/o sepan aprovechar las nuevas formas de comunicación y comercialización.

Quiero dar mi enhorabuena a todas las Bodegas que han decidido apostar por el proyecto. Este proyecto ayudará a las Bodegas de Ribera de Duero a definir su camino en los próximos años. Y con este proyecto pasa lo mismo que con las nuevas tecnologías. Le sacarán más partido aquellas Bodegas que apuesten más por el proyecto. A todo aquél que siembre recogerá su cosecha.

Gracias a Cristina Prat y a Sara García por haberme atendido como lo han hecho. Son dos grandísimas profesionales que harán de este proyecto algo que ya va tomando forma un éxito.

Para aquellos que quieran conocer el proyecto a fondo les animo a que entren en la página que se ha creado para dar información sobre el tema. Ruta del Vino Ribera del Duero

Post en Inglés: Tourism Promotion Plan for Aranda de Duero

En Peñafiel. Cena en Restaurante El Molino de Palacios.

Hotel Convento Las Claras

Cuando uno visita Peñafiel, en lo primero que uno piensa es en visitar el Museo del Vino en el castillo de Pañafiel.

El castillo se divisa, según se llega a Peñafiel, ya desde muchos kilómetros antes, en lo alto de una colina. El espectáculo es impresionante. Es un castillo, perfectamente conservado, de los más bonitos que he visto. Te hace pensar que realmente has vuelto a la Edad Media.

Para llegar allá un buen alojamiento es el Hotel Convento de las Claras. Si se va en verano, se puede disfrutar de una espléndida piscina. Tiene además unas habitaciones muy majas, a un precio no exagerado y con una incomparable vista del castillo en todo momento. Ofrece además un servicio de masaje que nosotros probamos y nos sentó de vicio.

En el mismo hotel pedimos nos recomendaron un restaurante para cenar y acabamos yendo al restaurante El Molino de Palacios. La distancia entre el hotel y el restaurante no es grande por lo que decidimos desplazarnos andando. Supongo que este restaurante debe estar muy bien también para comer, pero la experiencia de ir a cenar es inigualableLa oscuridad que lo rodea por la noche y el emplazamiento encima del río hacen del lugar algo tremendamente misterioso y con muchísimo encanto. Para llegar hay que pasar un túnel peculiarmente iluminado que a uno le induce a pensar que se va a encontrar con un restaurante muy especial. Y vaya si lo es. El restaurante está decorado deliciosamente y la comida y el servicio tampoco desmerecen.

A la vuelta tuvimos la suerte de encontrarnos con un concierto que una orquesta local interpretaba para los vecinos.

 Fue una noche muy, muy especial. Las ciudades como Peñafiel no tienen nada que envidiar a la gran ciudad en cuanto a atractivo turistico. Para mí es con rotundidad todo lo contrario.

Continúa en: En Peñafiel. Protos

Post en inglés: In Peñafiel. Dining in Restaurante El Molino de Palacios.

Restaurante El Molino de Palacios

Viña Solorca. Ribera del Duero. Víctor Balbás, un empresario sorprendente.

Entrada a Bodega

Hay diversas maneras de visitar una Bodega. Una es la clásica de la visita organizada en la que uno es uno más en el grupo. Pero hay otra que es infinitamente mejor. Y ocurre cuando tienes la suerte de tener algún contacto que te permita hacerla acompañado del responsable de la misma, ya sea el dueño, el enólogo, o el gerente de la misma.

El mundo del vino tiene muchos matices. Y uno de los más apasionantes es tener la posibilidad de conocer lo que hay detrás de una botella de vino, de su etiqueta, de su color, de sus aromas, del producto final. En una cata agudizamos nuestros sentidos para tratar de percibir qué tiene de especial el vino que degustamos y cómo influyen en el mismo las distintas variables que hacen que un producto final sea lo que es. “Qué complicada es una cata a ciegas!”

Pero también es un verdadero placer cuando tenemos mucha información sobre una bodega. Buscas en la cata comprobar cómo encaja cada pieza de información en ese producto que catas. El tiempo que ha hecho, el tipo de uva, cómo se ha recogido, cómo trabajan la viña, cómo son las instalaciones, etc. Descubres o quieres descubrir detalles que no percibirías de no tener tanta información. Ese vino ya no es un vino más entre miles. Está en tu cabeza, y en un lugar prioritario respecto de otros mil vinos y bodegas. Eso te permite poner los cinco sentidos para entrar en más detalles.

Yo tuve la suerte de conocer a Víctor Balbás, propietario y gerente de Bodegas Viña Solorca. Y todo gracias a Pedro Hernández, amigo de Víctor. Pedro es el diseñador de la Bodega que estamos visitando y de muchas otras más. Da gusto acompañarle y estar atento a cómo mira y cómo se expresa cuando está delante de una de sus obras. Hay un brillo especial en sus ojos de orgullo y cariño ante el trabajo realizado por él. 

Sala de premios

 

Nos recibe Víctor muy amablemente, pero con un par de fuegos que tiene que apagar. Por ello, aunque nos acompaña en la visita a sus instalaciones, es más Pedro Hernández quien va explicando al detalle las características de la Bodega. ¡Bonita experiencia desde el punto de vista del diseñador! 

Las instalaciones de Viña Solorca son magníficas, bastante mejores que muchas otras Bodegas de Ribera que van sacando pecho en los mercados nacionales e internacionales. Y con una línea de llenado espectacular. Una bonita sala de barricas que se ha construido buscando sobre todo la eficiencia 

Vemos sus premios en una sala que está acondicionando para darles acogida. Y tiene bastantes.

Tras la visita nos dirigimos al espléndido comedor de que dispone, para ser usado en convites y comidas con clientes de la Bodega. Entramos en una sala pequeña. Y ahí empiezo a ver a otro Víctor, ya más centrado en nosotros. Su cocinero nos ha preparado un pescado a la espalda que quita el hipo acompañado de un Viña Solorca gran Selección 2004.

Este nuevo Víctor es alguien tremendamente afable, con multitud de proyectos, ideas, y hasta inventos en su cabeza. Una verdadera máquina de emprender y ejecutar esos proyectos. De algunos solo puede dar algunos detalles por estar en fase de experiementación. En ningún momento habla de crisis. Habla de soluciones, de alternativas, de probar cosas. Mi primera impresión es que reúne gran parte de las cualidades que todo emprendedor tiene y debe tener.

Fermentadores

 

Continúa en: Viña Solorca. Ribera del Duero. Víctor Balbás, un empresario sorprendente. (2)

Herdade do Esporao, Alentejo, Portugal. Una visita a Bodega memorable.

Panorámica desde zona social de Bodega

La visita a Bodega es algo no convenientemente llevado a mi criterio por un buen número de bodegas españolas.

¿Sabemos qué características tiene el visitante de nuestra bodega? ¿Es un mero interesado en el mundo del vino, un posible comprador, un pequeño o importante prescriptor? ¿No deberíamos tener algún mecanismo para identificar quien nos visita para darle la información y el trato adecuados? En función de sus características la bodega tiene una muy buena oportunidad para enseñar de forma profesional sus instalaciones y realzar la imagen de marca de su bodega y de sus productos.

Recientemente, y con motivo del EWBC tuve la oportunidad de visitar Herdade do Esporao en Alentejo.

Esta bodega tiene unas instalaciones diseñadas con un gusto exquisito de las que estoy seguro se sienten sus responsables tremendamente orgullosos. Están situadas en un entorno maravilloso

He visto otras bodegas con unas instalaciones tan buenas como éstas aunque tienen un punto en su diseño bastante original. En ellas se muestra personalidad, profesionalidad, modernidad, eficiencia, elegancia, control exhaustivo del proceso. He visto restaurantes tan buenos como éste aunque éste es uno de los mejores que he visto en una bodega en la península ibérica. Lo que no he visto en tantas ocasiones son bodegas enclavadas en un entorno tan atractivo. Tuvimos la oportunidad de ver las maravillosas vistas que se contemplan antes de pasar al restaurante. Y lo que realmente les diferencia de cualquier otra bodega es la preparación, formación y dedicación del personal encargado de acompañarnos en nuestra visita a la Bodega. Este hombre empezó a estar pendiente de nosotros desde que nos sentamos a la mesa para comer.

Sala de Barricas

El restaurante está perfectamente integrado en el resto de instalaciones y es tremendamente elegante y de primer nivel. Cada plato que nos servían venía acompañado de un vino de la Bodega que complementaba perfectamente. Y según nos servían venía el guía a explicarnos al detalle las características del vino que nos servían y cómo maridaba con la comida que nos ofrecían. Me llamó la atención, no solo la formación de este profesional (me dijeron que era sommelier profesional y que hablaba un perfecto inglés) sino la atención que nos prestaba.

Esta misma persona nos acompañó posteriormente a visitar sus instalaciones, y volvió a dar las oportunas explicaciones.

¿Cómo eran las instalaciones? Modélicas, elegantes, modernas, eficientes.

¿Eso genera imagen de marca? Clarísimamente sí.

Nuestro grupo estaba constituido por bloggers de distintos países que escriben sobre vino. Pregunté si nos estaban dando un servicio especial por el hecho de ser bloggers y me dijeron que no.

Si era un trato especial felicito a la Bodega por esa especial sensibilidad en tratar a los bloggers de forma especial, por la repercusión que va a tener lo que luego cuente cada uno en sus medios.

Si no era un trato especial, les doy la enhorabuena aún más porque han entendido perfectamente la fuerza que tiene organizar la visita a Bodega como herramienta de primer nivel en la estrategia de Relaciones Públicas de la Bodega. Porque hacer esto supone un esfuerzo de organización y económico para la misma. Pero estoy seguro que están obteniendo un fantástico retorno a la inversión. Me da la impresión de que el restaurante es rentable “per se” y porque cada persona que visite sus instalaciones no puede hablar más que maravillas de sus instalaciones.

Estoy convencido de que esta bodega con el uso de esta herramienta le va mucho mejor que sus competidores, simplemente por el uso tan exquisito que hacen de este tipo de comunicación.