Social Media en bodegas

Recientemente me pidió una bodega de tamaño medio que le explicara cómo podíamos colaborar con ellos, y que le presupuestara la acción.

Al cabo de un tiempo me informaron de que se habían decantado por otra oferta. ¿El motivo? Conocían a una persona que supuestamente había hecho una propuesta muy similar a la mía y la relación entre la bodega y este competidor databa de muchos años.

Un factor básico a la hora de decantarse por la propuesta de alguien es la confianza que uno tiene en las personas. Esto es una condición necesaria pero no suficiente.

Pero cuando uno se pone a profundizar en el servicio que van a  dar a esta bodega resulta que esta tercera persona va a elaborar los contenidos sin que participe la bodega en los mismos. Que se lo van a dar a la bodega todo hecho.

Nosotros podemos dar y damos este tipo de servicio también. Pero no lo recomendamos. Si simplemente se deja la labor de social media exclusivamente en un tercero, los resultados son pocos o ninguno.

Supongo que para alguien que no entiende la herramienta, el proceso mental es el siguiente:

1) Yo no entiendo nada de esto.
2) Mucha gente me dice que hay que estar en esto de del Social Media.
3) Conozco a una persona de mi confianza que me puede dar este servicio.
4) Esta persona me dice que se ocupa de todo y que yo no tengo que entrar en nada.
5) La cifra que me pide no es desorbitada.
6) Únicamente me pide que el trabajo sea para X meses mínimo.
7) Contratemos a esta persona.

Es coherente esta manera de pensar. Porque, qué sabemos de lo que podemos sacar de una herramienta como esta? 

Ahora imaginemos que nos encontramos a principios de siglo y que aún no usamos el teléfono en nuestras transacciones comerciales. Y una persona de nuestra confianza nos hace un planteamiento exactamente como el anterior. ¿Aceptaríamos que esa persona ajena se ocupara de forma exclusiva de una herramienta tan fantástica de comunicación como es el teléfono sin participar nosotros en la misma? ¿Qué sería de nuestro negocio hoy si hubiéramos tomado esta decisión? 

Internet y social media son como el teléfono, únicamente que la capacidad de comunicación es infinitamente más potente. Y gran parte de su potencia consiste en utilizar el medio para transmitir a través de ese medio lo que las bodegas suelen hacer tan bien de forma presencial. Pero es importante que suene la voz de la bodega.

Y es que parece que Social Media e Internet no sirven para vender. ¿Vendes con el teléfono? ¿Vendes directamente tú con el teléfono? Pues con Social Media e Internet igual.

Quítate la venda. Apuesta por el medio.

¿Es tan complejo Social Media? Pues a lo mejor no lo es tanto. Una imagen vale más que mil palabras. Este video lo explica de forma muy, muy sencillita.

¿Tienes algo que contar en la pizarrita? Yo creo que sí. Y mucho. Una buena parte de tus contactos, de tus compradores, de tus prescriptores, de tus consumidores finales están deseando ver lo que pones, para responderte y decirte lo que piensan de tus productos, de lo que «tú» cuentas. 

Fuente de foto: puntotic.com, jzlazul.blogspot.com

Un pensamiento en “Social Media en bodegas

  1. Pingback: Social Media en bodegas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *